Astrología

miércoles, 3 de febrero de 2016

Cuando la Luna es Dominante en la Carta Natal.

  El astro de la noche manda sobre el inconsciente y el mundo de los sueños. Exalta las emociones y sentimientos, la inspiración y la fantasía, el pasado y los recuerdos. Cuando es dominante hace al nativo muy hipersensible, afectivo, maternal, indolente y fuertemente atraído por la familia y el hogar. Entonces, en general, elude la lucha y busca la comodidad. Se instala en el mundo de los sueños pero no intenta llevarlos a la realidad.




  Encontraremos tipos lunares entre las personas sencillas, bondadosas y caritativas. Dominados por impulsos y emociones, se dejan llevar por el humor del momento y tienden a los cambios o la inestabilidad. Triunfarán en todos los trabajos en los que se necesite sensibilidad, inspiración y conectar con los sentimientos de los demás: artistas, poetas, maestros, historiadores, psicólogos, consejeros, sacerdotes, médiums y videntes. Suelen ser débiles y carentes de sentido práctico. Cándidos e ingenuos, prefieren un destino sencillo, una vida tranquila a veces bohemia. Están más predispuestos a obedecer que a mandar.

  Pero si la Luna está muy debilitada y afligida, el nativo será frío o esquizoide, sin sensibilidad, sentimientos ni imaginación, o tendrá atrofiadas estas cualidades. Puede volcarse por completo en el trabajo o los asuntos mundanos y olvidarse de la vida íntima.

  Entre las cualidades lunares destaca la sensibilidad, la receptividad, la fantasía, la devoción y la veneración. Son románticos, intuitivos, místicos, altruistas y familiares, y también modestos, sencillos, populares, humanos y conciliadores. Aman la paz y el calor del hogar, y son suaves y simpáticos, dotados de un fuerte instinto protector y maternal.

  En cuanto a defectos, los lunares pueden ser caprichosos, perezosos, infantiles e inconstantes. Carecen de iniciativa y eluden la lucha o el esfuerzo, por lo que son muy fácilmente influenciables, sugestionables y obsesivos, y se dejan llevar o gobernar por otros. Dependientes o vulnerables, necesitan apoyo y se apegan a la madre o al hogar. Viven en su mundo o en el pasado. Tienen tendencia a vegetar y son rutinarios, negligentes y descuidados.

  Las emociones y sentimientos gobiernan la cabeza, haciendo su intelecto muy nebuloso. La mente lunar es notablemente pasiva y sugestionable pero poseen sin embargo una gran intuición. Son muy subjetivos y el inconsciente tiene gran influencia sobre ellos.

  En el amor son muy románticos e inestables. La fantasía juega en ellos un papel trascendental, tanto en el ámbito sentimental como en el sexo. De naturaleza protectora y maternal, suelen tener exaltados los sentimientos, la familia y el hogar.

  Físicamente, rige sobre todo el estómago, la matriz, los senos y el sistema linfático. También las enfermedades que afectan a estos órganos.

  Los que tienen una Luna poderosa o Dominante en su carta natal suelen tener una constitución débil y linfática. Su físico es de formas redondeadas y suaves y su aspecto infantil, con ojos redondos, nariz pequeña y cóncava, aspecto bondadoso, ingenuo o ausente. La tez es blanca y el pelo a menudo claro. Predomina en ellos el tejido adiposo.

 Recuerda en este enlace como reconocer a los Planetas Dominantes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡ATENCIÓN LEA ESTO ANTES DE PUBLICAR SU COMENTARIO!
Si quiere puede dejar su opinión o testimonio. No obstante, deseo advertir que no daré opiniones sobre casos particulares, ni atenderé consultas astrológicas. Ya que esto se debe realizar en el ámbito de una consulta profesional.

Segundo Ruiz. Con la tecnología de Blogger.

© El Mundo de Segundo, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena