Astrología

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Visión budista de Júpiter en la casa duodécima.

    Júpiter en la duodécima casa estimula el deseo de estar siempre ocupado. Cuanta menos conciencia tenga el individuo de esa motivación, más obligado se sentirá a actuar sin descanso. Cuanta más profunda sea su conciencia, mejor puede aprovechar su sentido interior de buena voluntad.  El punto principal es que descubra que tiene una poderosa energía interna capaz de ayudarlo. El lado negativo trae desgaste y cansancio. La persona nunca descansa. Júpiter en la duodécima es benéfico. El individuo se siente animado en relación con la vida y las actividades. Tiene un optimismo interno que le guía.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡ATENCIÓN LEA ESTO ANTES DE PUBLICAR SU COMENTARIO!
Si quiere puede dejar su opinión o testimonio. No obstante, deseo advertir que no daré opiniones sobre casos particulares, ni atenderé consultas astrológicas. Ya que esto se debe realizar en el ámbito de una consulta profesional.

Segundo Ruiz. Con la tecnología de Blogger.

© El Mundo de Segundo, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena