Astrología

lunes, 30 de abril de 2012

Psicología Analítica de Jung: El Sí-Mismo.

   Es el núcleo más interior de la psique, arquetipo de la totalidad. Así como el yo es el centro de la conciencia, él es no sólo en centro de la psique, sino también su circunferencia, que abarca a la vez, y simultáneamente, lo consciente y el inconsciente.

    No se trata de un yo profundo: es un esquema organizador colectivo que actúa en la composición y las energías del psiquismo. Al igual que todo arquetipo, si bien su esencia y su energía son colectivas, sus manifestaciones son el reflejo de los elementos constitutivos de la persona, en su más estricta individualidad. A ello se debe que no constituya un objetivo en sí. Es el camino que conduce de lo indeferenciado a la individuación y la energía que hace posible la experiencia. Es un principio de cuestionamiento y de conflicto, pero también de conjunción, de autorregulación y de unificación, que actúa mediante la dinámica de la compensación o por el efecto de hallar el centro.

    No se lo puede aprehender en sí, sino a través de sus manifestaciones o la intuición que pueda tener de su principio: es una experiencia a la que contribuyen lo consciente y el inconsciente, lo corporal y lo transindividual.

    El concepto del sí-mismo no proviene de una reflexión. Se le impuso a Jung al final de ese largo periodo de cuestionamiento que siguió a la ruptura con Freud. De su confrontación con el inconsciente surgió poco a poco la idea de un principio inconsciente de funcionamiento, en el que el psiquismo encuentra su verdadero eje de crecimiento. Esta realidad inesperada otorgó orden y  sentido a la prueba a la que él se había comprometido.

    Durante las épocas de imaginación activa se impuso, en especial, reaizar mandalas (dibujos o pinturas en los que múltiples figuras se corresponden simétricamente alrededor d eun centro, según el esquema general de un cuadro inscrito en un círculo). Observó luego este mismo impertativo en algunos pacientes suyos, y la prosecución de sus estudios le puso en contacto con experiencias similares, tanto individualmente como en numerosas prácticas religiosas y espirituales, en formas y términos diferentes.


    En la tradición tibetana, de la cual procede el mandala es empleado para dar una imagen de la divinidad y concentrar el espíritu en la meditación. En la práctica analítica, durante un período de confrontación con el inconsciente, aparece como símbolo de orden que conduce a una reorientación psíquica. En esto es símbolo del sí-mismo.



   Múltiples imágenes pueden aludir a la activación del sí-mismo, evocando con suma frecuencia un aspecto específico. además del mandal, el círculo, por referencia a la integridad natural, y el cuadrado por referencia a la concienciación de esta integridad, son sus principales representaciones.

    Pero es posible asimismo encontrarlo a través de una figura humana o de esencia divina; en gneral toda figura de iniciador, de guía o de consejero: panteón de las diversas mitologías o de las religiones politeístas..., de hombre cósmico (ser humano a veces de aspecto gigantesco que abarca y contiene el cósmos): Adán, Buda, el Cristo..., el hijo divino, representantes del sí-mismo en sus potenciales naturales y espontáneos, y actuando de manera salvadora....

    
  Y puede también ser una forma animal, que evoca su naturaleza instintiva y sus relaciones con el medio, o una forma de mineral: la piedra que representa su indestructibilidad y su permanencia; el cristal o el diamante, en relación con la pureza de la unión de los contrarios, de la materia y el espíritu.

    
  También puede estar representado por imágenes tomadas de diferentes tradiciones que hacen referencia a la totalidad psíquica: la flor de oro, la rosa mística, el santo Grial, el tao...



    Pero no nos equivoquemos: estas imágenes cuando surgen, no son de obligatoria referencia al sí-mismo. De igual modo, no son el sí-mismo. Si aparecen cuando el psiquismo es presa de conflicto, loe están haciendo en un contexto cargado de  una intensidad numinosa. Y no  hacen más que permitir comprender que la solución está cerca.

    Ahora bien, es más frecuente que el sujeto establezca contacto con la idea del sí-mismo en el seno de una experiencia que le hace sentir su dinamismo. Puede tratarse de la percepción de un eje interior: sentimiento de percibir en sí una línea de vida que guía y justifica nuestras elecciones y nuestras orientaciones. Y puede tratarse también, en un momento de gracia, del sentimiento de ser en una relación apropiada para los otros.

   Todavía más sorprendente: el sí-mismo puede manifestar su presencia en correspondencias inesperadas de acontecimientos, coincidencias en el tiempo y en el espacio. Es una simultaneidad de acontecimientos con significación idéntica en la psique y en los fenómenos exteriores. A estas "coincidencias exageradas y cargadas de sentido", Jung lo denomina sincronicidad, como referencia a un principio unitario del Ser que lo trasciende reuniendo en una misma experiencia lo consciente y el inconsciente, lo luminoso y lo tenebroso, el mundo exterior y el mundo interior.

   El principio de sincronicidad constituye de alguna manera un principio de orden a-causal, que se situaría junto al principio de causalidad, impotente éste para describir determinados fenómenos de la naturaleza. Lo que vuelve a cuestionar asimismo todo lo que corresponde al azar, ya que esos fenómenos de sincronicidad hacen referencia a la supeusta existencia de un sentido, de un orden en la naturaleza.

    Si bien el sí-mismo, es una realidad que se impone a lo consciente, Jung, con todo, nos pone en guardia para no alimentar la esperanza de poseer alguna vez una conciencia del mismo siquiera aproximada. En tanto que centro de la psique, arquetipo de la totalidad, sigue conteniendo esa masa imprecisa e inasequible que constituye el inconsciente.

    No obstante -y hacia esto tiende el proceso de individuación-, es posible intentar otorgar un sitio a la realidad viviente del sí-mismo. Esto exige un esfuerzo constante de atención para procurar vivir simultáneamente en dos planos. Se trataría de permanecer, como antes, en contacto con el mundo que constituye nuestra realidad cotidiana, y, al mismo tiempo, volverse receptivo a todas las sugerencias, a las señales de los sueños y de los acontecimientos exteriores que el sí-mismo emplea para simbolizar sus intenciones.

La conjunción de Júpiter con Urano en la Carta Natal.

   Los ideales filosóficos y espirituales de Júpiter se fusionan con el independiente y vanguardista Urano. Es una combinación poderosa, que favorece una visión de la vida muy personal e independiente y un gran amor por la libertad, complementada en el plano físico por una gran atracción por los espacios amplios y abiertos.

    Estos nativos, dotados de un gran magnetismo personal, son muy libres y originales en sus ideas, vanguardistas, inconformistas, rebeldes o radicales y luchan o trabajan por el cambio. Son los creadores y portadoras de las nuevas ideas, los reformadores que hacen avanzar la sociedad. Rechazan la filosofía o los códigos morales, políticos y religiosos tradicionales para interesarse por las nuevas filosofías y corrientes de pensamiento. tienen una mentalidad avanzada, innovadora u original en el ámbito religioso y espiritual, siendo una combinación frecuente tanto en ateos como en agnósticos, o en personas que se adhieren a creencias nuevas o poco ortodoxas.

    Profesan el humanismo y el amor a la ciencia. Estos nativos efectuarán viajes a lugares remotos o poco comunes, o se interesarán por culturas, pueblos y filosofías muy distintas, que finalmente les resultarán mucho más atractivas que las suyas propias. 

    Júpiter es el gran benéfico en la tradición, el portador de fortuna, y su suerte les llega cuando se desvian de lo normal o lo convencional. A estos nativos, la fortuna o el éxito les viene por caminos o personas inusuales, o de forma inesperada y repentina.

   Un ejemplo lo podemos encontrar en la carta natal de la teósofa Helena Blavatsky.

Carta Natal de Helena Blavatsky
  Otro ejemplo lo podemos encontrar en la carta natal del cantautor Bob Dylan.

Carta Natal de Bob Dylan

domingo, 29 de abril de 2012

El Anima de un hombre a través de su Carta.

    Teniendo en cuenta lo último que he escrito en el blog con respecto al anima y al animus creo oportuno escribir un artículo sobre los mismos en la carta natal. En el horóscopo de un hombre la posición de la Luna por signo indica una parte de su feminidad interior y la imagen  de mujer que busca. Venus también simboliza al anima en un horóscopo masculino. No obstante, la Luna es un símbolo de la Dama y Venus es un símbolo de la Doncella. Por eso, Venus se vincula con la imagen interior que el hombre tiene y busca de la mujer joven y la Luna con la imagen interior de mujer madura que el hombre tiene y busca.

   En este artículo voy a dejar a La Doncella a un lado y me voy a ocupar de la imagen que el hombre tiene de la mujer en su estado maduro. Sin embargo, esto nada tiene que ver con la mujer real con la que se relaciona. Ya hemos visto, en artículos arteriores que conforme la persona madura se deja influir menos por estas proyecciones.

   Si eres mujer y estás leyendo este artículo, esto además de ayudar a entender la imagen ideal que busca un hombre, en tu propia carta, te ayudará a entender el tipo de imagen que tienes de tí misma. O mejor dicho, te ayudará a entender una parte de la imagen que tienes de tí misma como mujer.



    Veamos el tipo de mujer madura que un hombre tiene y busca basándonos en la posición de la Luna:

LUNA EN ARIES: La mujer salvaje. Impulsiva, directa e impaciente. Le gusta todo lo que no es complicado y es directo. Emocionalmente abordable e irritable. Necesidades fogosas, robustas y apasionadas. Gran necesidad de independencia y autoresponsabilidad. Siempre siente exactamente lo que necesita. En pareja: amistosa, atrevida, autónoma, siempre dispuesta a discutir. Incapaz de entregarse. Le gusta conquistar, pero no deja que la conquisten. Siempre busca satisfacer sus propias necesidades.

LUNA EN TAURO: La mujer sensual. Muy femenina. Erótica, sensual, física, sincera, encantadora, firme doméstica y leal. Busca seguridad y estabilidad emocional. Puede ser amante, prostituta, esposa y madre para su pareja, toda en una.

LUNA EN GÉMINIS: La intelectual. Inteligente, curiosa, emocionalmente del lado superficial, despreocupada, vivaz, extravertida, encantadora, social, alegre, coqueta, creativa y poco fiable. No le presta atención a los problemas personales acuciantes. Se puede hablar de los problemas de otras prsonas. Emocionalmente distante y de difícil alcance. Le desagrada ahondar en las relaciones.

LUNA EN CÁNCER: La persona soñadora. La mujer romántica. Gentil, tierna, afectuosa, muy maternal, cariñosa, atenta, dubitativa y muy entregada en circunstancias seguras. Divertida, pero también sensible. Sujeta a fuertes fluctuaciones emocionales y taciturna.

LUNA EN LEO: La mujer elegante, la reina de la función. Orgullosa, exigente y hambrienta de vida. Se encuentra de forma natural en el centro de atención. Extiende una atmósfera, un optimismo y un gozo de vivir muy cálidos, y aporta ímpetu a la vida cotidiana. Le gusta que la mimen. Puede ponerse bajo el candelero de forma espectacular.

LUNA EN VIRGO: La señora inteligente y diligente de la casa. De confianza, práctica, comprensiva, a veces un poco reservada y severa. Temor al caos y los sentimientos caóticos. Por ello tiene tendencia a ponerlo todo en orden, a organizar o analizar cuidadosamente todo para que al menos pueda pensar que está bajo control.

LUNA EN LIBRA: La agradecida. Encantadora, amistosa, sensible con estilo y diplomática. Tiende a ser susceptible y se siente insultada con facilidad. Encantadora, tentadora y estupenda en los flirteos. Se orienta hacia la persona con la que que está relacionada, pero sin abrirse en un nivel emocional. La compañera.

LUNA EN ESCORPIO: La Madonna negra. La mujer serpiente, la mujer araña y la seductora astuta. Énfasis en los sentimientos. Fascinante, misteriosa, exhaustiva y apasionada. Capaz de seducir por completo a los demás. Posesiva, devoradora, escandalosa e irresistible.

LUNA EN SAGITARIO: La cosmopolita, la trotamundos. Humorista, impulsiva, con entusiasmo fácil, de mente abierta e independiente. Disfruta con los contactos internacionales. Le encanta ser alabada. A menudo preocupada pro las cuestiones religiosas o filosóficas, por el sentido de la vida, a veces con cierta mojigatería. Sacrifica la sensualidad por ideas morales dogmáticas.

LUNA EN CAPRICORNIO: La persona reservada. Los afectos, los sentimientos y las emociones están dosificados, contenidos y controlados. No pueden fluir con espontaneidad. El temor al daño significa que es lenta en abrirse a otros. En lo más hondo sigue siendo un yo cerrado a otros durante mucho tiempo, incluso para siempre. La mujer fuerte y fiable que ofrece el apoyo y seguridad. Muy tabajadora.

LUNA EN ACUARIO: La Mujer Serena. Siempre necesita contacto, inspiración y actividad. Ama la libertad de forma inmensa, siempre en busca de la independencia. Más compañera que amante. En última instancia distante y espiritualmente inaccesible. Se separa con facilidad.

LUNA EN PISCIS:  La Ninfa. Mujer con empatía especial. Insondable, vulnerable y sensible. Percibe los deseos y capacidades ocultos en los otros. A veces es un poco efimera. Seducida con facilidad. Tiende a convertirse en una víctiva o a caer en la dependencia.

    Estas han sido solo unas breves pinceladas, que pueden ayudar a comprender la imagen ideal que un hombre busca en una mujer madura. 

   De la misma forma que la Luna refleja una parte del anima, en la carta de un hombre. El Sol refleja una parte del animus en la carta de una mujer y se puede interpretar de una manera parecida.

Psicología Analítica de Jung: Integración del Animus/Anima.

    Del mismo modo que para el hombre ante su anima, la evolución de la mujer se reaiza mediante la exploración de toda su dimensión masculina inconsciente por medio de las representaciones que se modifican conforme a su propio desarrollo.

   Cuanto más inconscientes son las tendencias del anima o del animus, más "poseen" al yo e influyen en todas las relaciones con el otro: así, tal hombre suele vincularse con el mismo tipo de mujer, y tal mujer con el mismo tipo de hombre, a pesdar de los sinceros esfuerzos para cambiar de esquema.

    Se trata de un vínculo de fascinación que, si bien posibilita la relación con un compañero del otro sexo, la mantiene en cierta confusión entre el anima y la mujer de la realidad, y entre el animus y el hombre de la realidad. Esto explica gran número de desilusiones y de decepciones, especialmente cuando la realidad cotidiana le gana la partidaa lo que era proyectado en el seno de la pareja, del anima del hombre y del animus de la mujer. En la mayoría de los casos, cada cual acusa al otro de haber cambiado o de haber disimulado al otro su verdadera naturaleza. Se plantea entonces una relación de proyecciones recíprocas que puede volverse muy conflictiva. Por el contrario, si cada cual tiene la valentía de superar esta decepción para retomar por su cuenta los elementos proyectados, la pareja puede volver a empezar sobre nuevas bases.

    El encuentro con su sombra obliga a la mujr a tomar distancia con respecto a su animus. Antes bien, lo que conduce al hombre a abrirse al anima es la toma de conciencia de la influencia de su persona. En nuestra sociedad, la mujer ha tenido que identificarse con su animus para afirmarse, con frecuencia a expensas de su femineidad. Por el contrario, el hombre muestra más bien tendencia a rechazar sus condicionantes femeninos para identificarse con un modelo social masculino más o menos caricaturesco.

     El distanciamiento de las proyecciones del anima o del animus se produce por diferenciaciones sucesivas de las imágenes parentales, del yo, de los modelos colectivos insertos en la persona y por la disminución de las proyecciones sobre el prójimo: tal es la diferenciación del anima en la mujer, y del animus en el hombre.

     Y mediante el distanciamiento y mediante la relación con su propia anima/animus, el hombre y la mujer integran su capacidad de vinculación, de palabra y de encuentro. La influencia del anima/animus sobre la vida de la relación se vuelve positiva y contribuye a la maduración del psiquismo.

   La integración progresiva del anima y del animus conduce naturalmente al encuentro de otros arquetipos, en especial el del viejo sabio simbolizado por el hechicero, el profeta o el mago, y el de la gran madre, simbolizado por la diosa de la fecundidad, la gran sacerdotisa o la madre tierra.

Merlín, representación del Viejo Sabio.

Representación de la Madre Tierra.


   A través de estas representaciones, el sujeto entabla relación con la esencia misma de su parte masculina, principio espiritual, y la de su parte femenina, principio material de la naturaleza primordial. Es éste el desarrolla de la espiritualidad y de la integración de una dimensión trascendente en el yo consciente.

   El peligro a este nivel consiste en caer en la fascinación de estas imágenes, que se convierten entonces en objetos de identificación: el hombre juega al profeta, al fundador de sectas, yla mujer se convierte en una madre sumamente poderosa e indispensable, capaz de todo y organizadora de todo.

   Las energías que dinamizan estas figuras arquetípicas, fuerzas de conocimiento, no están verdaderamente a disposición del individuo sino cuando ha aprendido con total humildad a distinguirse de ellas. Cuando estos arquetipos son integrados como simples instancias al servicio de la psique, el sujeto se aproxima a la personalidad total como realidad vivida: el Sí Mismo. Del cual hablaré en el próximo artículo.




sábado, 28 de abril de 2012

Los Aspectos Disonantes entre Júpiter y Saturno en la Carta Natal.

    Quienes nacen con una aflicción entre estos dos importantes planetas también disfrutarán de las buenas cualidades de la combinación, e incluso podrán alcanzar el éxito y el reconocimiento, pero llegarán a ello atravesando luchas mucho mayores, duras y áridas y remontando pruebas mucho más difíciles, tanto en el mundo exterior como dentro de sí mismos. En algunos casos para triunfar tendrán que rebelarse y enfrentarse violentamente contra la sociedad en que viven. Un ejemplo lo tenemos en George Washington que tenía a Júpiter y Saturno opuestos.

Carta Natal de George Washingon

   En otros casos, tendrán que alterar el destino para el que inicialmente habían nacido, o sufrirán persecución, oposición o incomprensión de sus contemporáneos, tal y como le ocurrió a Sigmund Freud que tenía ambos planetas en cuadratura.

Carta Natal de Sigmund Freud

     Hay ocasiones en que el éxito les llegará ya hacia el final de la vida, tras haber sufrido largas y terribles pruebas. En otras, el éxito no llegará tan tarde, pero lo hará acompañado de grandes pruebas y tribulaciones, enfermedades, luchas, conflictos o fracasos. Este fue el caso del presidente ruso Boris Yeltsin, con una oposición Júpiter-Saturno.
Carta Natal de Boris Yeltsin


     Estos nativos sufren grandes conflictos internos, rachas de entusiasmo seguidas de amargas crisis de pesimismo o desesperación, con peligro de suicidio. Experimentan asimismo inquietud, insatisfacción, desasosiego o inestabilidad interior. Son personas que encontrarán grandes obstáculos en su camino, ya sean familiares o sociales, y que deberán sufrir numerosas restricciones y privaciones para alcanzar sus objetivos, o largos e inacabables retrasos. Tropezarán con peligros y dificultades en los negocios y los asuntos financieros altiempo que graves crisis amenazarán su vida profesional, con lo que padecerán terribles frustraciones, sufrimientos y depresiones.

    A veces se sobrevalorarán exteriormente pero serán inseguros por dentro, y en otros casos justo lo contrario, humildes por fuera pero endiosados por dentro. Suelen ser tradicionalistas o conservadores, rígidos o estechos de miras, y se pueden anquilosar en ideas atrasadas que no conectan con el mundo actual. También pueden ser prepotentes o autoritarios y tendrán que enfrentarse a renuncias o sacrificios dolorosos.

    En el plano físico, puede propiciar problemas hepáticos y enfermedades metabólicas como la artritis o la gota, también enfermedades relacionadas con impurezas de la sangre y la arteriosclerosis.




Nuevo Diseño de Mi Blog



viernes, 27 de abril de 2012

Psicología Analítica: Manifestaciones del Animus.

   El animus corresponde a la inteligencia, al espíritu. Su principal característica es el racionalismo creativo: rectitud en el juicio y precisión en la percepción, reforzadas por una convicción interior fuerte y espontánea... que la mujer procura im poner por todos los medios. Es el logos, que se constituye a partir de la madre y el animus del padre.

    En su polaridad positiva se presenta en una forma activa estructuradora, veardora y elevadora. Su imagen arquetípica es el guía interior. En su polaridad negativas, se manifiesta como algo duro, frío, obstinado, totalmente inaccesible a la discusión y al razonamiento lógico. La opinión suele ser justa, pero de una verdad muy general que raramente se adecúa a la situación planteada. Sus imágnees arquetípicas son el demonio de la muerte y Barba Azul.
     El animus se manifiesta frecuentemente como una asamblea masculina; numerosos hombres que presentan características diferentes, por lo general complementarias, en el seno de uno de los cuatro niveles de representaciones.
    - El animus  del primer nivel aparece como la fuerza física. Es el hombre primitivo, que puede representarse según el modelo de figuras colectivas tales como el atleta, Tarzán o Dioniso.
Tarzán

   -El animus del segundo nivel es el seductor: Don Juan; o el hombre que se distingue por sus acciones: el actor, el militar. El aspecto activo predomina sobre el aspecto corporal; posee el espíritu de iniciativa y la capacidad de actuar de manera organizada.
Don Juan
- El animus del tercer nivel ve aparecer el Verbo: hombre político, profesor, sacerdote, gran orador... Se advierte aquí la importancia de la palabra (la del que posee un saber, una verdad) a la vez que el reconocimiento social. El personaje aquí representativo del desarrollo intelectual y de la adaptación social. El Profesor Higgins de la obra My Fair Lady, expresa muy bien este arquetipo.
Profesor Higgins
 - El animus del cuarto nivel es la encarnación del pensamiento: cualquier figura de sabio, el mago Merlín, por ejemplo. En este estadio, al igual que el anima, constituye el mediador de la experiencia espiritual, personal e íntima, que otroga un sentido nuevo a la vida.

Merlín

jueves, 26 de abril de 2012

Aspectos Armónicos de Júpiter con Saturno en la Carta Natal.

   Con los aspectos de Júpiter y Saturno empezamosa descubrir unas características de la persona, que ya no son tan personales. Estos planetas que analizamos empiezan a ser lentos y por eso se vinculan con tendencias que tienen un carácter social, debido a que mucha personas las comparten. De hecho, en astrología mundial tradicional la conjunción de Júpiter y Saturno es importantisima y el ciclo entero de ambos planetas, marcan hitos importantes en la vida política y social.

   Los aspectos armónicos entre Júpiter y Saturno se encuentran entre las mejores combinaciones planetarias y es de las que más favorecen el éxito o la realización de sueños. Júpiter suaviza el lado severo y riguroso de Saturno, y este último aporta realismo y prudencia a los ideales de Júpiter. El optimismo y el deseo de hacer cosas se combina armoniosamente con el sentido común.

    Las cualidades y el espíritu constructivo de estos nativos los llevarán a un éxito lento pero seguro, y los protegerán del infortunio. Tienen gran capacidad para soportar y remontar las pruebas de la vida con ánimo positivo, y posibilidades de una existencia tranquila con un éxito material merecido, que además se consolidará. Los aspectos armónicos predisponen también a una existencia equilibrada, con lo que, por un lado son personas serias y rigurosas, y por otro joviales y optimistas.

   Los aspectos armónicos predisponen también a una existencia equilibrada, con lo que, por un lado son personas serias y rigurosas, y por otro joviales y optimistas. Son nativos que lograrán desarrollar de forma sistemática todos los valores y potencialidades de su personalidad y lucharán tenazmente por una meta con la mayor paciencia e invirtiendo en ello todo el tiempo que sea necesario. Estas personas aprenden de los errores del pasado y se adaptan a las circunstancias, aplicando las lecciones aprendidas al futuro. Poseen arraigadas tendencias religiosas o filosóficas, unidas a profundas convicciones morales, de integridad y honestidad y tienen una amplia visión de la vida y, con frecuencia, una gran cultura. Batallan por un objetivo determinado y siempre meditan todas sus empresas. Adquieren buena reputación pública y logran construirse una vida estable.

   Veamos algunos ejemplos, el psiquiatra y psicoanalista Carl Gustav Jung, cuya obra estamos tratando ampliamente en este blog tenía un trígono entre Júpiter y Saturno.


Carta Natal de Carl Jung
   También tenía un trígono parecido el gran poeta Antonio Machado.


Carta Natal de Antonio Machado

miércoles, 25 de abril de 2012

Psicología Analítica de Jung: Manifestaciones del Anima.

    Si bien hasta el momento he situado en paralelo anima y animus, conviene ya diferenciarlos. Cada una de estas imágenes del alma posee sus características propias, con aspectos positivos y negativos y aspectos positivos, y con funciones particulares en cada tipo de psiquismo.

     El anima corresponde a la vida de relación y afectiva. Se manifiesta mediante los humores, la inspiración y la intuición, el apego a la naturaleza, las dotes artísticas y la sensibilidad ante la belleza, las capacidades sentimentales, todas las actitudes impregnadas de amor por los otros y que son fácilmente designadas como femeninas por su aspecto pasivo, receptivo, sensorial y sentimental. Se trata del eros, que se constituye a partir del eros de la madre y del anima del padre.

      En su polaridad positiva, ella permite que el espíritu vibre al unísono con los verdaderos valores interiores. Su imagen arquetípica es la inspiradora, la musa. En su polaridad negativa, se manifiesta mediante un comportamiento irritable y susceptible. Incapaz de afrontar la realidad, el hombre se refugia en un seudointelectualismo que le aleja de la misma. Y suele efectuar observaciones mordaces, viperinas y mezquinas, sutilmente destructivas. Su imagen arquetípica es la bruja despiadada.

      Por lo general, el anima se manifiesta mediante una figura femenina única, perteneciente a uno de los cuatro niveles de representaciones, en función del estadio de desarrollo del psiquismo:

  • El anima del primer nivel se caracteriza por sus comportamientos instintivos. Se trata de figuras femeninas primitivas, que pueden semejarse a figuras colectivas tales como Eva o Venus; o negativas: las sirenas, la mujer fatal. El hombre es prisionero de sus afectos, está poseído por sus sentimientos y sus emociones y sin ninguna perspectiva posible.
Diosa Venus

  •  El anima del segundo nivel es la mujer de acción, Juana de Arco, Diana cazadora, las amazonas, en la que predomina la autonomía activa y la decisión, pero también cierta rivalidad con el  hombre. Éste tiene dificultades para afirmarse, y se vincula sobre todo con mujeres que lo dominan.
Diosa Atenea
  •  El anima del tercer nivel representa la sublimación del sentimiento. Las figuras femeninas que la representan están con frecuencia ligadas a la maternidad: la Virgen cristiana, Isis, Deméter, Kali. Si bien la Virgen cristiana no muestro sino un aspecto luminoso, las otras figuras son portadoras de vida a la vez que de muerte, de iniciación y de destrucción.
Diosa Isis
  • El anima del cuarto nivel, el estadio más elevado, corresponde a la sabiduría trascendente acorde a la imagen de Atenea, la Sofía de lios gnósticos, las iniciadoras y las musas. La dimensión femenina se relaciona estrechamente con la dimensión masculina. Y ella se convierta plenamente en acompañante del yo en una dimensión de plenitud y de armonización.
Diosa Atenea

       Todas estas tendencias pueden animar y fascinar a una psique masculina, tanto en positivo como en negativo. El encuentro de lo femenino se efectúa necesariamente a través de toda una gama de representaciones ligadas al desarrollo de la psique.
 

martes, 24 de abril de 2012

La Conjunción de Júpiter con Saturno en la Carta Natal.

    Se trata de influencias totalmente opuestas, pero si el nativo logra armonizarlas, entonces será capaz de coronas las metas más elevadas. Es una combinación que ayuda a las personas a alcanzar el éxito o a materializar sus sueños, especialmente en el ámbito material. Saturno limita y concreta la energía expansiva de Júpiter, mientras que este último expansiona y agranda los rasgos relacionados con Saturno: orden, disciplina, rigor o responsabilidad. Los dos tienen en común una tendencia patriarcal o paternalista y una predisposición a recoger lo sembrado en la segunda mitad de la vida.

   Estas personas tienen un superyó muy destacado y dan gran importancia a las cuestiones éticas, con una concepción muy rígida de lo bueno y de lo malo, y de todas las cosas en general. Son seres profundos, que luchan tenazmente por encontrar un significado a la existencia y una respuesta racional a las más altas cuestiones de la existencia. A lo largo de su vida aprenden muchísimas cosas, tanto por medio de libros como por la experiencia, y sienten que no pueden dejar pasar su tiempo sinllevar a cabo algo grande o que merezca la pena.

    Habitualmente son conservadores o tradicionalistas y tienen firmes y arraigadas creencias políticas, filosóficas y religiosas. También se interesan mucho par las normas y las leyes, siendo una combinación frecuente tanto en sacerdotes como en abogados. Estos nativos ven a Dios como una figura severa o temible, justiciera, implacable y, por otra parte, experimentan un fuerte choque o contradicción entre sus ideales y las exigencias de la vida práctica. Tienen un profundo deseo de afirmarse unido a una gran paciencia y perseverancia.
   
     Están dotados de excelentes cualidades: son prudentes, juiciosos y poseen sentido crítico, además de tener capacidad para transformar sus sueños en realidad o llevar a la práctica sus ideals, aunque con numerosos sacrificios y esfuerzos. Su vida suele ser dura, superando las dificultades con paciencia infinita. Incluso de jóvenes, estas personas, debido a sus actitudes y comportamiento, parecerán mayores de lo que son. Gracias a sus eminentes cualidades pueden alcanzar una elevada posición social o profesional, pero para ellos es muy importante lograr solidez y seguridad material. Aunque logren grandes éxitos, vivirán de forma sencilla o incluso frugal, trabajando y ahorrando.

    Un ejemplo de esta configuración lo podemos encontrar en la supuesta carta natal del médico, astrólogo y vidente francés Nostradamus.


Carta Natal de Nostradamus
    Otro la podemos encontrar en la carta del gran Galileo Galilei.
Carta Natal de Galileo Galilei
Y por último la de otro gran hombre de ciencia, la carta de Isaac Newton.

Carta Natal de Isaac Newton


lunes, 23 de abril de 2012

Psicología Analítica de Jung: La Construcción del Anima/Animus.

    Más profundamente sumida en el inconsciente, la imagen del anima/animus es aprehendida ante todo a través de la disminución de la proyecciones. Ella aparece sólo después de este primer distanciamiento en las mismas circunstancias que cualquier otra manifestación del inconsciente: los sueños, los fantasmas, las figuras literarias o mitológicas... Se trata siempre de un personaje femenino en el hombre y masculino en la mujer. Su aspecto no recuerda a nadie en especial: nunca se trata de la imagen de una persona de los círculos del que sueña. Tal imagen retorna regularmente en la vida onírica, con un carácter, un rostro y un comportamiento que le son propios. Es portadora de una intensidad numinosa, es decir, de un valor emocional y afectivo correspondiente a lo sagrado.

   La construcción de la representación inicial del anima es realizada a partir de tres factores:

- La relación entre el hijo y su madre, tal como ha sido realmente vivida.
- La relación entre el hijo y la imagen materna; es decir, el conjunto de las imágenes interiorizadas, ligados a lo vivido subjetivamente, correspondiente a lo emocional.
-La relación entre el hijo y la mujer que es su madre; es decir, la relación con el conjunto de lo consciente, el incosciente y lo vivido con relación a la madre como mujer y no ya como madre; a lo que se añade la relación entre el hijo y el anima de su padre.

    La construcción de la representación inicial del animus se basa de manera idéntica en la relación entre la madre y la hija y su padre, así como en la relación entre la hija y el animus de su madre.

     De este modo, el padre y la madre, en su realidad inmediata, no se hallan en el origen de la diferenciación sexual, sino que otorgan una figura individual y única a unos esquemas ya existentes, contenidos en el inconsciente colectivo. La triangulación edípica no se entiende más que teniendo en cuenta la masculinidad  inconsciente de la madre y la femineidad inconsciente del padre.

     En el seno de la matriz arquetípica, debido a la importancia de lo vivido subjetivamente y a la relación entre inconscientes, dos niños de igual sexo que tuvieran los mismos padres no poseerán la misma interpretación.

     Esta representación inicial habrá de constituir la matriz de las primeras fijaciones afectivas. Más tarde, todos los encuentros femeninos o masculinos, del tipo que fueren, van a modificarla y, en consecuencia, modificarán el tipo de personajes del otro sexo del cual es susceptible de encontrar. Esto es lo que constituye esa facultad de evolución y de transformación que todo ser humano posee en sí.



domingo, 22 de abril de 2012

Aspectos disonantes entre Marte y Plutón en la carta natal.

     Cuando está disonante, esta combinación puede resultar fatal, tanto para la persona como para sus semejantes y si encima la persona tiene alguno de estos planetas, como Dominantes o algún otro planeta maléfico es para preocuparse. La agresividad y los instintos pueden dirigirse contra uno mismo o también contra los demás manifestando violencia, crueldad, brutalidad y tendencias criminales o destructivas. Un ejemplo lo podemos ver en la carta natal de Harry de la Roche, un homicida norteamericano que mato a su familia. Es curioso como además de tener la cuadratura Marte-Plutón, tiene  a Saturno dominando justo en el Fondo del Cielo o IC.

Carta Natal del homicida Harry de la Roche.

    Estos nativos son temerarios, revolucionarios o rebeldes, expuestos a perderse o a un final dramático. En el ámbito sexual corren gran peligro de ser víctimas de agresiones y violaciones, o de causarlas a otros, dado que el lado animal se impone al racional. son gente que puede vivir experiencias dramáticas en la infancia o algún otro momento de su vida. Violentos impulsos o instintos pueden controlar o dominar su personalidad y su fiero instinto de supervivencia aniquilará a cualquier que se interponga en su camino. Cabe la posibilidad de que tengan que enfrentarse a grandes pruebas en las que se lo jueguen todo o que lleven su resistencia hasta el límite, incluyendo en ellas toda clase de situaciones violentas o graves enfermedades. Estas pruebas pueden venirles impuestas por el destino o bien ser inconscientemente atraídas por los propios nativos. 

   Sin embargo, como sucede en todos los aspectos disonantes, cuando una persona tiene planetas Dominantes benéficos y/o una personalidad elevada, entonces es más fácil que tengan éxito a la hora de canalizar una energía tan conflictiva, es posible que obtengan la fuerza necesaria para realizar grandes cosas. Un ejemplo de ello lo podemos tener en Leonardo da Vinci con una oposición Marte-Plutón,  aunque con el sensible y artístico Neptuno Dominando desde el Medio Cielo.
Carta Natal de Leonardo da Vinci


viernes, 20 de abril de 2012

Psicología Analítica de Jung: Introducción al animus y al anima.

   El encuentro de "la imagen del alma", que Jung denomina anima en el hombre y animus en la mujer, constituye la segunda etapa del proceso de individuación. Jung entiende por alma "un cierto complejo delimitado por funciones", que no debe ser confundido con la psique.

Anima y Animus

   El alma es una especie de personalidad interior, un acompañante, considerado como sujeto, con el que yo puede mantener el mismo tipo de relaciones que con un personaje exterior.

   Si bien la sombra -de la cual ya he hablado en un artículo anterior- se constituye en un contrapunto del yo, la imagen del alma se halla en relación directa con la constitución de la persona -de la que también he hablado-. Mientras que ésta es factor de comunicación entre el yo y el mundo exterior, el anima y el animus son factores de comunicación entre el yo y el mundo interior. Existe una relación de complementareidad: allí donde, a través de la persona, el yo correría el riesgo de perderse en ideales colectivos y las exigencias sociales, el anima/animus reequilibra el juego imponiendo al sujeto los aspectos fundamentales de su naturaleza profunda. Cuanto más fuerte es la identificación del yo con la persona, en mayor grado las manifestaciones del anima/animus son brutales, desordenadas e incongruentes. A la inversa, cuando la individualidad corre el riesgo de romper el vínculo con el mundo exterior, la persona impone un marco que mantiene al sujeto en contacto con las referencias colectivas.

La psique desde la perspectiva de Jung.
   Como personificación de los componentes femeninos inconscientes del hombre y masculinos de la mujer, el anima y el animus se basan en los datos biológicos de la bisexualidad. Lo que implica que la identidad sexual no se adquiere solamente a partir de las imágenes parentales y de la experiencia concreta de la sexualidad, sino que también se halla enraizada en los esquemas de constitución, desarrollo y funcionamiento del inconsciente colectivo. La polaridad sexual del yo tiene asimismo que confrontarse con su opuesto interior. El anima y el animus organizan todo lo que cuestiona, desde el inicio de la identidad sexual del sujeto: las formas infantiles del erotismo, la oralidad y la analidad, la angustia de castración, las relaciones edípicas, así como los componentes de las relaciones afectivas, sexualizadas, del adulto.



    Anima y animus son a la vez las instancias y los mediadores del inconsciente; representan a un interlocutor más evolucionado que la sombra y constituyen los principales factores de la proyección. Y forman las imágenes que permiten que cada cual establezca estrecha relación con ciertos individuos bien determinados del otro sexo.

    Cada encuentro está de alguna manera guiado por el arquetipo, pero según una forma propia de cada cual. Así pues, el hombre se ve conducido a elegir el amor a la mujer que corresponde mejor a su feminidadad inconsciente, la que presenta sus caracteres. Y ocurre lo mismo para la mujer en su encuentro con el hombre. Recíprocamente, cada encuentro irá dejando su señal en la representación del arquetipo, que de este modo resultará modificada.

     En posteriores artículos hablaré de como construimos el anima-animus. Ciertamente ciertos astropsicólogos como Liz Greene, Howard Sasportas, Richard Idemon y otros, han relacionado la imagen del ánimos con ciertos planetas. Por ejemplo: el Sol y Marte con el ánimus en la carta de una mujer y la Luna y Venus con la del ánima en la carta de un hombre. No obstante, a través de mis escritos sobre psicología analítica de jung. Lo que pretendo es mostraros su fundamento y que vosotros juzguéis después si la relación que establecen dichos astropsicólogos con distintos elementos de la psique desde pensamiento de Jung es correcto. Por mi parte, confieso que no soy psicoterapéuta, mi interés por la obra de Jung es filosófico, me acerco a Jung como pensador y estudioso de la psique humana y me parece muy interesante la relación que hay entre su pensamiento y la tradición esotérica de occidente, así como la filosofía mística tanto de oriente como de occidente. Esto ya lo veremos más adelante cuando hable de su obra en relación con la alquimia.

miércoles, 18 de abril de 2012

Aspectos Armónicos entre Marte y Plutón en la Carta Natal.

    Los nacidos con aspectos armónicos entre Marte y Plutón tendrán mayores facilidades para utilizar el inmenso caudal de energía relacionado con este aspecto de un modo armónico y positivo, tanto para sí mismos como para quienes les rodean. 

      Estos nativos están dotados de un gran torrente de fuerza, de valor, agresividad y de resistencia, tanto a nivel físico como a nivel espiritual, que pueden invertir en una noble casua que merezca la pena tal y como hizo Simón Bolívar. 

Carta Natal de Simón Bolívar.
    No obstante, también pueden invertir dicha energía para su engrandecimiento personal y para culminar una gran ambición mundana, como hizo el Emperador de Francia, Napoleón Bonaparte o para su engrandecimiento espiritual o intelectual. También podría poner el ejemplo de Aleister Crowley.

Carta Natal de Napoleón Bonaparte.
Carta Natal de Aleister Crowley.
    Tienen capacidad para sobreponerse y resurgir como el Ave Fénix en los momentos más difíciles y en su interior guardan un  gran potencial de energía. Poseen un gran carisma personal y capacidad para llegar tan alto como deseen, ya que saben como imponer su voluntad.

lunes, 16 de abril de 2012

Atacires de Abril sobre el Ingreso del Sol en Aries para España. El Rey y su familia y el conflicto con Argentina.

    Después de muchos años estudiando y practicando astrología, no paro de sorprenderme, siempre aprendo algo nuevo y aun me queda mucho por aprender. Además la verificación de los acontecimientos mundiales siempre refuerza mi confianza en las enseñanzas tradicionales.

   Cuando en el mes de marzo hice el estudio del Ingreso en Aries y vi la dominación de Marte en la carta en la casa cerca del Ascendente, ya supuse que España tendría conflictos con otros países. El conflicto del Gobierno de España con el de Argentina como consecuencia de la nacionalizaicón de Repsol-YPF, está servido. Cuesta creer que España tenga un conflicto con Argentina, dos países con tantas cosas en común, un país donde tengo muchos amigos. La verdad es que personalmente no me agrada, aunque claro, hay que diferencia entre los pueblos y sus gobiernos.



   Por otra parte, es curioso todo lo que está sucediéndole a nuestra familia real. ¡Qué mala pata que ha tenido el Rey!  Nunca mejor dicho. El que estaba tan tranquilo cazando elefantes en Africa, ahora va y rompe la cadera y asi nosotros nos enteramos de que está practicando su escopetera afición y hablando de escopetas y armas... su nieto Froilán, se dispara en una pie con otro arma. Era esto previsible en la carta del Ingreso. ¿Vosotros que creéis? 

 

Veamos por un lado tenemos el Sol -que representa al Rey y la nobleza- y está conjunto en la carta con Urano -el planeta de lo imprevisible- y con Mercurio -el planeta de las noticias y de los escolares- todo en la importante casa I y su regente es Marte -planeta de los accidentes, caídas y disparos.



    Evidentemente todo esto ocurre en un momento muy sensible, debido a la crisis y a los sacrificios que pasa el pueblo español, los españoles no estamos para tonterias, tenemos la sensibilidad a flor de piel. Esto se puede apreciar en la conjunción Luna-Neptuno dominante en el Ascendente. Todo esto del rey ha sentado muy mal y ahora se están alzando las voces repúblicanas.

Ingreso del Sol en Aries 2012 Madrid.

   Si echamos un vistazo a los atacires que se están produciendo ahora mismo. Vemos como el guión escrito en el cielo se cumple punto por punto. Para empezar, es sabido que cuando el Atacir del Ascendente entra en conjunción un con planeta, escenifica y saca a la palestra todo lo relacionado con dicho planeta y así podemos encontrar que el Atacir del Ascendente está llegando ahora a la conjunción del Sol, con Urano y Mercurio. Por eso hay cuestiones de la familia real y del rey que están saliendo a la palestra y están tomando protagonismo.

  Mientras tanto el atacir de Marte: el planeta de las caidas, de los disparos y también de los ataques -los republicanos se están haciendo oír ahora más que nunca-, se pone en oposición a la conjunción Sol-Mercurio-Urano. Además el atacir de dicha conjunción llega a la oposición de Saturno y eso no le trae nada nuevo a la familia real, le provoca un gran infortunio y esto después del caso Urdangarín esta siendo "la gota que colma el vaso".

   Veamos ahora el caso de Marte en la casa VII. Ataques por parte de otros países por razones económicas -Marte en un signo de tierra-. Lo relaciono con la "guerra comercial" que se está produciendo con Argentina por el tema de la expropiación de Repsol-Ypf.  Si pensamos en un planeta relacionado con el comercio, todos estaremos de acuerdo que tiene que ser Mercurio. Mercurio tiene al lado al Sol -el Gobierno de España- y a Urano -trastornos-. Pues el atacir de Marte llega justo ahora a la oposición con la conjunción Sol-Mercurio-Urano.


   Ya veremos como acaba la cosa, no obstante, hasta que el atacir de Marte no deje atrás la conjunción las cosas no se relajarán, entonces el conflicto durará algunas semanas. Creo que será bastante fuerte y que Argentina saldrá perjudicada. Ya que Marte se encuentra pasando por Libra y por tanto no está dignificado y sin embargo el Sol se encuentra en Aries y por tanto bien situado. Por supuesto, que estoy interpretando todo desde la perspectiva española. 

Atacires para el 16 de Abril sobre el Ingreso del Sol en Aries para Madrid.

   No entiendo mucho de política y economía. No se si tiene la razón el gobierno Argentino o el Español, pero si he estudiado astrología y viendo los atacires entiendo que España se sienta atacada y que Argentina tome ese tipo de iniciativas. Claro que lo ideal sería que ambos gobiernos dialogaran y no se llegara a estos extremos, pero eso solo ocurriría en un mundo ideal. En el mundo real, ocurren otras cosas y estás se reflejan en el cielo o quizá como dicen algunos, el cielo las prepara.

Psicología Analítica de Jung. El Yo y sus acompañantes, La Sombra.

   La noción de individuación presupone, por parte del yo -centro de la conciencia-, el reconocimiento de un centro inconsciente de la personalidad, el sí-mismo, principio de totalidad, en cuyo seno tiene lugar la confrontación de los opuestos (consciente-inconsciente, yo-no yo, individual-colectivo...). el encuentro con el mismo sí-mismo jamás se produce de manera directa, sino que se puede experimentar como el surgimiento de un eje interior (convicción profunda de hallarse en la senda adecuada para nosotros), una línea de vida que guía y justifica nuestras elecciones y nuestras orientaciones.

   Para poder acceder a esta intuición de totalidad, el desarrollo del yo actúa mediante una serie infinita de confrontaciones con el inconsciente, bajo forma de diferentes instancias denominadas acompañantes del yo. Éstos son los representantes del inconsciente a la vez que los mediadores entre el yo y el inconsciente. Son figuras tanto colectivas como individuales, que constituyen arquetipos: sin embargo, las formas a través de las que acceden a la conciencia son representaciones individuales infinitamente variadas. Se encuentran asimismo numerosos ejemplos de las etapas de la individuación en los mitos y relatos, que describen de manera gráfica y simbólica las pruegbas que cada cual tiene que superar antes de la realización de su ser profundo. Pero para poder comprometerse con esta vía de confrontación, el yo debe ante todo afirmar su identidad en su relación con el mundo y consigo mismo.

   Al diferenciarse de su funciónsocial y de sus distintos roles, es decir, cuando el yo "se desidentifica" de la persona, el devenir psíquico del individuo puede volverse hacia su realización. No se trata de "hacer desaparecer la máscara" -ya que es ésta la que posibilita la comunicación con el mundo y la adaptación social, preservando el ser profundo-, sino de distinguir la realidad del yo de lo que deja entrever.

   Al formarse compromiso entre el individuo y la sociedad, la persona es considerada entonces como lo que realmente es: la parte del individuo en relación tan adecuada como fuera posible con el mundo, pero que no constituye la totalidad del yo y, aún menos, la de la personalidad.

    Cuando el yo se vuelve hacia el inconsciente para encontrarlo, sus primeros interlocutores son los contenidos de la sombra.

    Esta confrontación suele ser muy pertubadora: uno se encuentra ante todo tipo de tendencias personales totalmente ignoradas en sí mismo, pero que con frecuencia nos chocan en otro, y cuanto más nos negamos a reconocer que forman parte de nosotros, más nos chocan. Se trata por lo general de todo lo que uno considera que hay que ocultar porque supone faltas, errores, debilidades, deseos incompatibles con la realidad exterior o la moral... Cada cual encuentra aquí lo que prepresenta para él el mal y lo que está más o menos relacionado con la persona. 

El emperador Palpatin de Star Wars, es un personaje que encarna las cualidades de la sombra.

    El encuentro con el mundo exterior, el encuentro con la sombra puede efectuarse por diferentes sesgos: todo lo que nos toca profundamente, nos choca, nos atrae o nos interpela cuando la situación no nos concierne directamente, hace referencia a una tendencia del inconsciente del mismo orden, tal como el lado insoportable de las imperfecciones de otros nos relaciones con nuestras propias imperfecciones inhibidas. Puede asimismo tratarse de reacciones impulsivas e incontroladas que no son advertidas sino después de de haberse producido: actos fallidos, lapsus, olvidos, observaciones injuriosas, decisiones equivocadas o malos reflejos, acciones irreflexivas contrarias a nuestro sentido moral o a nuestro comportamiento habitual (Dr. Jekyll y Mr. Hyde)...
    Estas manifestaciones son tanto más chocantes cuanto que uno ignoraba totalmente la existencia en nosotros de tales sentimientos o de tales tendencias. La concienciación consiste en retomar praa uno mismo lo que había sido injustamente atribuido a otro.

    En la confrontación con el mundo interior, la sombra se manifiesta en los sueños y fantasías de una manera simbólica propia de cada cual. En su forma más evolucionada, la sombra aparece a trave´s de un personaje humano del mismo sexo que el que sueño y que es el actor principal del guión. Este personaje no constituye el ser complementario ni el doble narcisista del yo consciente, ni su opuesto, sino más bien lo que le falta a cada personalidad. Sus características resultarán tanto más acentuadas cuanto más rígido se mantenga lo consciente en una actitud dada: la sombra de una persona muy agresiva suele estar teñida de dulzura y de ternura. A la inversa, alguien muy comedido en cuanto a comportamientos y con palabras siempre medidas puede tener una sombra muy violenta. Pero antes de que la representación de la sombra sea tan clara, se suele expresar la angustia de la confrontación.

   Se advierte entonces la aparición de cataclismos (maremotos, erupciones volcánicas, terremotos), guerras y batallas, animales inquietantes en mayor o menor grado (saurios, reptiles...) o míticos (dragones, monstruos...), de los que el sujeto tiene que protegerse para no perecer. No son éstas, directamente, manifestaciones de la sombra, sino la expresión inconsciente del terror que puede provocar la eventualidad o la cercanía ineluctable de la confrontación.


Maelforge, dragón maligno con el que se enfrentan los jugadores del videojuego Rift.
    También pueden resultar evocados los diferentes momentos de la confrontación con la sombra. Las imágenes se confunden a menudo con las de nuestros relatos de la infancia: lucha contra el dragón o contra cualquier otra manifestación del mal, pruebas iniciaticas...

   Aun cuando aparezca con frecuencia en los sueños y los fantasmas en forma de lucha o de batalla, el destino de la sombra no consiste en ser vencida sino aceptada tal como es e integrada. Ella no incluye solamente los contenidos inhibidos y los temas que nos avergüenzan, sino también todos los posibles de la realización personal.

   La sombra es la personificacion de todo lo que el sujeto rehúsa reconocer o admitir en sí. Se mezclan con ella las tendencias inhibidas debido a su conciencia moral, las elecciones por las que se ha optado en su vida o en las circunstancias de su existencia, así como las fuerzas vitales más preciosas que no han podido o no han tenido la ocasión de acceder a la conciencia. Están aquí todas las posibilidades del sujeto; lo que habría podido elegir o ser, pero que no ha vivido hasta el presente. Estas potencialidades forman parte de los aspectos personales (cualidades y atributos propios de la persona) y colectivos (las posibilidades humanas de desarrollo) de la psique.

   Su integración es necesaria para el proceso de ampliación de la conciencia, pero con suma frecuencia se presentan de tal forma que al individuo le resulta difícil sumarlas a la vida sinantes perder el sentimiento de unidad.

    Esto es porque el encuentro con los componentes de la sombra viene a cuestionar la imagen que él tiene de sí, la conciencia de su identidad, sus hábitos, sus creencias, sus vínculos afectivos, su sistema de valores y, más radicalmente, los diversos espejos de la conciencia de sí, precisamente por el hecho del reconocimiento en él de elementos que no entran en su sistema habitual de referencia. Esta concienciación, que implica admiter la existencia en sí mismo de tales elementos, supone un cuestionamiento de las orientaciones de lo consciente.

   En tanto se proyecte una parte de la sombra sobre personajes o circunstancias exteriores, ella permanece en el inconsciente. Si se acepta el encuentro con esta parte de la sombra, se afronta el problema interior y sólo entonces la energía destructiva puede ser transformada en positiva.

El Diablo del Tarot es un símbolo de la Sombra, cuando aparece en una tirada señala que se va a producir una confrontación con ella.

   Que nuestra sombra sea nuestra amiga o nuestra enemiga depende mucho de nuestra actitud consciente. Ella no se muestra verdaderamente hostil a menos que se rechace su evidencia. Cuanto más se procura negar su existencia, más se vuelve perentoria, brutal y destructora. Por el contrario, la aceptación de la realidad de sus manifestaciones hace posible el diálogo.

   Sin embargo, cualquiera que fuera nuestra actitud al respecto, los contenidos de la sombra suelen presentar las características del inconsciente: impreciso, más o menos diferenciado, más o menos adaptado a la realidad exterior inmediata. El yo se muestra entonces conflictuado, en lo que Jung llama simbólicamente la lucha por la liberación. Es tal el medio a través del cual el yo qeu se constituye consigue superar la inercia del inconsciente y renunciar al estado de indiferenciación.

   Con todo, corresponde al yo decidir si dicha manifestación de la sombra debe ser reprimida o tiene que ser integrada en la realidad consciente. Esto no puede efectuarse a no ser que el yo renuncie a la ilusión de su poder de dominio y de decisión, para aceptar que debe dejar expandirse algo que parece negativo, pero que no lo es en realidad, a partir del momento en que se le permite existir. Es éste un problema esencial individual, dependiendo su resolución de la ética de cada cual.

   La integración de la sombra comienza mediante la dinámica del sí-mismo, que tiende a contrarrestar la unilateralidad de lo consciente gracias a que entra en relación con lo que se hallaba afuera. Es ésta la condición sine qua non de relación del psiquismo y de constitución del sujeto, que pasa necesariamente por la conciencia de elementos que no forman parte del yo. El conflicto intrapsíquico que se crea así en el seno del yo encontrará su solución en la conjunción de sus opuestos. Esto se representa muy bien en Star Wars, en el momento en que Luke (símbolo del héroe, del yo)  toma conciencia que Darth Vader su eterno enemigo del Lado Oscuro, es su padre, es decir que existe un parentesco, un vínculo profundo entre la sombra y él.

    Pero la integración de la sombra no desemboca en su desaparición. El yo se ve reforzado gracias a la aceptación de esta nueva posibilidad de ser. Queda especificada su orientación, y por este hecho devuelve a la sombra la tendencia opuesta. A ello se debe que esta confrontación nunca se dé por terminada; lo que marca la diferencia es la conciencia de la totalidad psíquica y el que se consideren, en todo acto psícuico, los dinamismos inconscientes.

domingo, 15 de abril de 2012

La Conjunción de Marte con Plutón en la Carta Natal.

   Se asocian dos energías sumamente violentas, que producen una verdadera sobrecarga de fuerzas violentas, dinámicas y viriles. Estas personas poseen una inmensa agresividad y unos instintos cercanos a lo animal, aunque no sie mpre lo muestran al exterior. Son sumamente competitivos y pueden tener algunos rasgos crueles. Por otra parte, son magníficos luchadores, que llevan el ardor combativo en la sangre y están mentalizados e impulsados dentro de ellos para vencer y sobrevivir del modo que sea. Creen en la ley del más fuerte y sienten interiormente una profunda necesidad de luchar para sobrevivir. A menudo recurrirán a la acción directa, pero si el asunto está difícil, también pueden echar mano de medios diplomáticos y mucho más sutiles, ya que están dotados de una gran habilidad para la manipulación.

   Sus acciones están impulsadas por poderosos y arraigados instintos, lo que puede verse especialmente en la vida amorosa y sexual, en la que manifiestan un lado salvaje o animal. En algunos casos, estos nativos pueden ser víctimas de graves abusos y violaciones y en otros serán ellos los autores de las mismas. Por otro lado, y como una manifestación más de sus instintos, estas personas experimentan un gran ansia de poder. Si logran canalizar bien su inmenso caudal de energía, serán capaces de realizar grandes obras tanto en el mundo exterior como en su mundo interior y , pudiendo culminar con éxito una profunda evolución personal, de hecho esta conjunción también la tienen algunos santos como Baba Muktananda o el Padre Pío de Pietralcina e incluso podría haberla tenido el mismo Jesucristo, pero mal canalizada puede generar violencia y crueldad, transformándose en una temible energía destructiva o también autodestructiva.

Posible Carta de Jesucristo, según investigaciones de Tito Maciá.

    Estos nativos pueden tener instintos criminales, ya sea reprimidos o manifiestos. Son personas sumamente duras, poseedoras de un legendario valor y un poderoso instinto de supervivencia, capacitados para superar con éxito situaciones, pruebas o enfermedades que requieren una resistencia sobrehumana. Por otra parte, una gran prueba o una grave enfermedad puede transformar sus vidas.

  Esta combinación también se encuentra muy en sintonía con la magia y el ocultismo, especialmente en lo que se refiere a la posibilidad de manipular grandes fuerzas y poderes ocultos.

   Un ejemplo muy significativo de esta conjunción  es la carta matal del emperador Nerón. Que fue capaz de incendiar la ciudad de Roma, para echarle la culpa a los cristianos. En su carta podemos ver esta conjunción como Dominante en el Ascendente, unida al Sol. En la supuesta carta de Jesucristo que hemos visto anteriormente, la conjunción no es dominante. Los planetas dominantes son el espiritual Júpiter y el liberador Urano en Piscis, conjuntos al Ascendente.

Carta Natal de Nerón



Segundo Ruiz. Con la tecnología de Blogger.

© El Mundo de Segundo, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena