Astrología

lunes, 17 de diciembre de 2012

Introducción a los Nodos de la Luna.

   Los Nodos gemelos de la Luna no son cuerpos tangibles, pero son puntos opuestos en el espacio que marcan una compleja interacción astronómica entre la Tierra, el Sol y la Luna.



   Se mueven lentamente hacia atrás a través del Zodíaco, a medida que la Luna realiza su viaje mensual alrededor de la Tierra cruzando la ruta anual del Sol -la eclíptica-. Los puntos de intersección son los nodos; éstos recorren un círculo retrógrado completo cada dieciocho o diecinueve años. En términos de astrología psicológica y kármica, encarnan el impulso de evolucionar, en astrología predictiva son puntos por donde se nos abren o se nos cierran puertas. Para comprenderlos con la máxima profundidad, debemos toma en consideración tanto el signo como la ubicación de la casa donde se encuentran.

    Los nodos también reciben el nombre de cabeza del dragón y cola de dragón. La cabeza del dragón -el nodo norte- es el lugar donde se toma alimento y la cola del dragón -el nodo sur- es donde se excreta. Cuando el Sol o la Luna se acercan a los nodos, el poderoso dragón se traga la luminaria creando un eclipse.

   
 En astrología predictiva el Nodo Norte siempre es un factor que nos abre puertas, nos ofrece oportunidades y el Nodo Sur nos las cierra. Sin embargo los nodos son particularmente importantes en astrología kármica o de las vidas pasadas. El Nodo Sur representa una forma de ser profundamente arraigada que tiene su origen en el pasdado -en la vida presente o en una anterior-. Su ubicación en una casa y en un signo indican el lugar donde el alma se siente cómoda; ahí todo le resulta familiar. El Norte Norte representa el potencial y el camino de la evolución elegido por el alma para la vida actual. El desafío kármico consiste en tomar todo lo que se ha aprendido en el Nodo Sur, el pasado, y llevarlo al Nodo Norte, puesto que de otro modo el alma quedará desgarrada por las polaridades involucradas.

   Cuando avanzamos hacia el Nodo Norte, se produce un profundo cambio de orientación. Entonces el Nodo Sur realiza su función de eliminar todo lo que el alma ha superado, y el Nodo Norte recibe nutrición por moverse en armonía con el propósito del alma. Asi se restaura el equilibrio.

   Si el Nodo Norte se sitúa en el mismo signo que el Sol, las cualidades positivas de ese signo quedan realzadas. La evolución del alma es urgente; el propósito es intenso. Por otra parte, cuando el Nodo Norte está en el mismo signo que la Luna, o el Nodo Sur está en el mismo signo que el Sol, las cualidades positivas del signo tienen que ser capitalizadas para que el alma evolucione. El alma sabe como hacer esto, pero las energías menos constructivas pueden retenerla. Si el Nodo Sur está situado en el mismo signo que la Luna, indica dificultades para romper el patrón del pasado. Hace falta un esfuerzo extra. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡ATENCIÓN LEA ESTO ANTES DE PUBLICAR SU COMENTARIO!
Si quiere puede dejar su opinión o testimonio. No obstante, deseo advertir que no daré opiniones sobre casos particulares, ni atenderé consultas astrológicas. Ya que esto se debe realizar en el ámbito de una consulta profesional.

Segundo Ruiz. Con la tecnología de Blogger.

© El Mundo de Segundo, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena