Astrología

viernes, 14 de septiembre de 2012

Tendencia Armonica Universal de la Luna Nueva del 16 de Septiembre.

  De esta carta que levanto a continuación, lo que interesa es la Flor Armónica que se encuentra en su interior. Refleja la Tendencia Universal Armónica para esta Lunación, que empieza el día 16 de Septiembre y que durará hasta el 15 de Octubre, de éste año, el 2012.




Predominio del Armónico 7: atención a los  7 pétalos de color amarillo oscuro u oro viejo que resaltan. 


  El septil está ligado íntimamente al simbolismo del siete. Lo especial de este número es que es capaz de contener y ordenar los tiempos. El siete se corresponde con los siete días de la semana -Aunque hayan cambiado los años, los meses o los días de los meses, la correlación de los siete días se ha mantenido siempre inalterada a pesar de los cambios en las medidas de tiempo-.

  Para los hebreos el siete representa el número de la totalidad humana, macho y hembra a la vez. El siete es el número del ser humano perfecto, del ser humano realizado, es el número del andrógino, el número de Abraxas.

  En simbología, el número siete implica un paso de lo conocido a lo desconocido, representa el fin de un ciclo y la incertidumbre de un ciclo nuevo. Para San Agustín, el siete simboliza el acabamiento del mundo y la plenitud de los tiempos. Es como la medida del tiempo de los tiempos: el siete mide el tiempo de la historia, el tiempo del peregrinar terreno del ser humano. El siete también simboliza el día de descanso después de la creación para dedicarlo a la contemplación y a la proyección mental de su futuro.

  Para el Islam el siete es símbolo de perfección. En el peregrinaje a la Meca se deben realizar siete vueltas a la Kaaba. Los místicos musulmanes declaran que el Corán encierra siete sentidos y en la fisiología mística distinguen siete envolturas u órganos sutiles. "El primero se designa como el órgano corporal sutil; se designa como el Adán de tu ser. El segundo se corresponde al alma, el Noé de tu ser. El tercero es el del corazón, el Abraham de tu ser. El cuarto se refiere al centro, el secreto, el umbral de la supraconciencia, es el Moisés de tu ser. El quinto órgano sutil es el espíritu, es el David de tu ser. El sexto es el Jesús de tu ser y por último el séptimo es el Mohamed de tu ser..."

  En otras correspondencias del siete se expresan los siete grados de la conciencia o las siete etapas de la evolución: 1) conciencia del cuerpo. 2) conciencia de la emoción. 3) conciencia de la inteligencia. 4) conciencia de la intuición. 5) conciencia de la espiritualidad. 6) conciencia de la voluntad, que hace pasar el saber a la acción. 7) conciencia de la vida, que dirige toda actividad hacia la vida eterna.

   El armónico siete tiene una cierta analogía con el planeta Saturno, sobretodo por su relación con el concepto tiempo, pues el armónico 7 se percibe como condicionantes donde el tiempo pasa a ocupar un lugar principal y se nota en las situaciones que requieren espera, en los impedimentos temporales y los condicionamientos relacionados con las esperas, las demoras y los sucesos en los que interviene el tiempo. Saturno, al igual que el armónico 7, se asocia con aquello que implica duración de tiempo, o fuera del tiempo, representa los condicionantes ligados al tiempo. 
  El armónico siete está compuesto por los ritmos de septil y su secuencia. Como la de todos los armónicos, parte de la conjunción, pasa por el septil, el biseptil, el triseptil, de nuevo el biseptil de regreso, el septil de regreso y de nuevo la conjunción. Dentro de los gráficos de Pérez Ponsoda se puede apreciar cómo los septiles se corresponden con la intersección entre la semicuadratura y el sextil. El primero de ida señala la salida de la semicuadratura y la entrada en el sextil y el segundo o de retorno lo inverso. El septil de ida marca la salida de pruebas, fin de fricciones, mientras que el segundo señala entrada en un periodo de pruebas y principio de temores o fricciones.

  El armónico 7 adquiere analogías de la Casa VII, que a su vez evidencia sus similitudes con el signo de Libra. Este armónico es un centro activo, de exteriorización, expansión, comunicación, pero con un condicionante temporal, como los resultados de contratos o uniones realizados en momentos del tiempo, donde de alguna manera nos sentimos o nos valoramos por nuestra relación con otras personas o por otras personas.

 Este armónico es también una fuente de estímulo que incita al trato formal y se manifiesta como un tipo de sociabilidad que induce a realizar asociaciones, contratos, arreglos, pactos, negociaciones y apalabramientos con los demás. Así como los probables resultados de éstos, que pueden derivar en juicios, separaciones o pleitos.

Aspectos keplerianos.

   El septil es un aspecto kepleriano poco conocido o de muy poco uso, quizás por desinformación o desconocimiento de sus características. Se obtiene como resultado de dividir la franja zodiacal en siete partes, o lo que es lo mismo, la circunferencia en 7 partes. Esta división equivale a una distancia angular de 51º 25' aprox.

  En el gráfico de las esferas armónicas de Miguel García, la esfera del armónico 7, compuesta de septiles, se sale de la dimensión espacial conocida, no se encuentra en ninguno de los puntos cardinales, ni arriba ni abajo, se sitúa directamente en otra dimensión, fuera del plano de la materia o al margen de las tres dimensiones aceptadas.

  Abstrayendo, la imagen del septil o del armónico siete se puede presentar como un enfoque en la lejanía durante un viaje, en el que se destaca un paisaje de fondo con altas montañas, señalando el lugar de donde venimos o hacia donde nos dirigimos; los sucesos o ideas que acontecieron en el pasado y que debemos trasladar al futuro.

  Por un lado el septil puede representar preocupaciones por sucesos o eventos que acontecieron en el pasado y que tendrán una repercusión en el futuro, por otro, el desarrollo mental y de manera creativa o innovadora de ideas o y trabajos que se realizarán en el futuro y que tienen su origen en el pasado.

  Podría considerarse al septil, y por ende al armónico 7, como el aspecto de la cuarta dimensión. Se acepta al tiempo y algo más como elementos básicos de la cuarta dimensión. También se puede asociar a esta cuarta dimensión con un elemento atemporal, creador y espiritual (no religioso).

   Por otro lado, el armónico 7 -y el septil- tiene relación con los niveles de serotonina: actúa de manera parecida a ciertas substancias alteradoras de la conciencia como el Peyote, la psilocybina, la muscarina o el L.S.D. Por ello, la activación del septil o el incremento en el armónico 7 se relaciona con el desapego de lo material y la apertura a las percepciones subjetivas superiores.

  Las percepciones, vivencias o acciones del septil y del armónico siete se sitúan fuera del plano material o actual. Sus efectos, en cierta medida podrían compararse con el armónico 6 o el sextil, pues los primeros armónico o septiles se sobreponen sobre el área del 6 que es puramente mental.

   De manera abstracta, el siete -el septil o el armónico siete- está relacionado con una dimensión diferente, la otra dimensión, o la cuarta dimensión que actúa fuera del espacio, de la materia y del tiempo actual, o, dicho de otra manera, actúa desde el plano creador abstracto y atemporal.

  Todas las actitudes relacionadas con el septil o el armónico siete, utilizan el factor tiempo como una dimensión, una medida con la que necesariamente se debe contar. Indica asuntos no inmediatos o de manifestación próxima en el tiempo. Como ejemplo positivo de septil de ida podrían ser planes a largo plazo, objetivos de futuro, planteamientos del mañana, o como ejemplo de regreso, podría asociarse con preocupaciones por acontecimientos, sucesos o acciones del pasado que tendrán su resolución en el futuro.

  La mejor manifestación del siete se puede dar cuando se realiza la creación de "futuribles", como puede ser la creación de una serie de prototipos o la realización de una colección de modelos con la finalidad de seleccionarlos para que, en el futuro, mas adelante puedan ser usados en los nuevos proyectos, construirlos, fabricarlos o diseñarlos para hacerlos prácticos o comerciales. La acción del siete puede asociarse con las épocas de experimentación creativa, la búsqueda inconsciente de lo nuevo, la necesidad de renovar. Son los intentos de captación del "flogisto" o de los "campos mórficos". En otro sentido sería como extraer de lo que hay y provocar modificaciones creando mentalmente algo nuevo o inmaterial que trastoca lo que ya existía anteriormente.

  Las percepciones humanas donde el tiempo forma una unidad, o es una dimensión unificada, se originan en el inconsciente, en el que el tiempo pasado y el presente se funden en una sola dimensión. Por ello el siete está relacionado con las percepciones que se extraen del inconsciente, el septil es un dejar manifestarse los impulsos inconscientes con contenido creador. También puede asociarse con vivencias inconscientes, dejarse llevar por lo inconsciente o por las percepciones inmateriales o atemporales. Representa los momentos de depresiones, conexiones íntimas con el Ser, percepciones subjetivas superiores, experiencias sorprendentes o numinosas que no pertenecen a nuestras dimensiones conocidas. Señala los "flipes" y los estados de reducción de los niveles de serotonina.

   Palabras clave: percepciones superiores, cuarta dimensión, creación de futuribles, puente entre el pasado y el futuro, conexiones íntimas con el Ser, experiencias sorprendentes, flipes o depresiones, reducción de los niveles de serotonina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡ATENCIÓN LEA ESTO ANTES DE PUBLICAR SU COMENTARIO!
Si quiere puede dejar su opinión o testimonio. No obstante, deseo advertir que no daré opiniones sobre casos particulares, ni atenderé consultas astrológicas. Ya que esto se debe realizar en el ámbito de una consulta profesional.

Segundo Ruiz. Con la tecnología de Blogger.

© El Mundo de Segundo, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena