Astrología

martes, 14 de agosto de 2012

Parte del Infortunio en Virgo.

   El karma de la persona que tiene el Infortunio en Virgo está ocasionado por haber caído en el servilismo en alguna vida anterior. Aquí el individuo tiene que aprender a servir desde el corazón, con verdadera humildad, sin buscar premios ni reconocimientos. Aquí el desafío consiste en ejercitar el juicio y el discernimiento sin volverse crítico o pedante.

    Esta persona se boicotea la vida obsesionándose por los detalles, siendo pedante y estrecha de miras. La tendencia a ser crítica y a tener razón, combinada con sus objetivos inalcanzables, hace que esta personalidad nunca esté a la altura de los criterios de perfección que elevarían su autoestima y despejarían sus dudas respecto a sí misma.

   Mirando mi base de datos de personajes, he encontrado una coincidencia curiosa. Dos de los dictadores comunistas más importantes de la historia tienen el Parte del Infortunio en Virgo. Stalin tenía el Parte del Infortunio conjunto con Urano lo cual no es muy bueno, siendo además Urano regente de su casa VIII, la casa de la muerte. Además tenía como dominantes a la Luna con Saturno en el Medio Cielo, una combinación bastante desgraciada. 
Carta Natal de Stalin.
          
    Si miramos los Atacires de Stalin para el día de su muerte. Tiene configuraciones muy negativas entre las cuales está implicado el Parte del Infortunio. Se puede ver como ese día el atacir del Ascendente llega justo a la conjunción de Urano y el Infortunio. Además el atacir del Infortunio llega a la oposición con la Luna y el atacir de Saturno a la conjunción con Marte. Un atacir este último bastante maléfico.




      Así fue que murió en extrañas circunstancias. Se puede leer en la wikipedia:
  La primera de ellas, versión oficial y hasta ahora la más verosímil, relata que la noche del sábado 28 de febrero de 1953 Stalin celebró una reunión en Kúntsevo con su círculo interno, formado por Beria, Malenkov, Jrushchov y Nikolái Bulganin. En dicho encuentro los cinco hombres vieron una película y después disfrutaron de una tardía cena. Los invitados se retiraron a las cuatro de la madrugada, cuando Stalin se fue a dormir.
  La otra versión, defendida por historiadores como Iliá Erenburg y Víktor Aleksándrov, indica que esta reunión no tuvo nada de amistoso. A ella habrían sido invitados también Lázar Kaganóvich y Voroshílov, que se habrían enzarzado en una discusión con Stalin exigiéndole la liberación de los médicos. Supuestamente Stalin respondió gritandoles que eran unos traidores. Los dos miembros del Politburó habrían roto entonces sus carnés del partido y Stalin, fuera de sí, habría abandonado la reunión para encerrarse en su dormitorio.
   Sea como fuere, la realidad es que al día siguiente Stalin no salió de su cuarto y no llamó ni a los criados ni a los guardias. Nadie se atrevió a entrar en su habitación hasta que, sobre las diez de la noche del domingo 1 de marzo, su mayordomo abrió la puerta y lo encontró tendido en el suelo, vestido con la ropa que llevaba la noche anterior y sin apenas poder hablar. Se llamó a los miembros del Politburó, que lentamente fueron acudiendo a la dacha de Stalin, pero nadie llamó a un médico. Finalmente, pasadas 24 horas, Beria hizo venir a algunos doctores que dictaminaron que Stalin había sufrido una apoplejía y había caído fulminado.
  La agonía de Stalin se alargó varios días más. En ocasiones abría los ojos y miraba furibundamente a quienes lo rodeaban. Se cuenta que en estos momentos Beria le cogía de la mano y le suplicaba que se recuperase, pero cuando volvía a desvanecerse lo insultaba y le deseaba una dolorosa muerte. El día 4 aparentó una súbita mejoría y una enfermera comenzó a darle de beber leche con una cuchara, lo que hizo que el enfermo señalase un cuadro que había sobre la cabecera de su cama, donde una niña daba leche a una oveja. En ese momento, sufrió un nuevo ataque y entró en coma. Los médicos que atendían a Stalin le practicaron reanimación cardiopulmonar en las diversas ocasiones en que se le detuvo el corazón, hasta que finalmente a las 22:10 del día 5 de marzo no consiguieron reanimarlo. Según algunos testigos , los enfermeros siguieron esforzándose hasta que un lacónico Jrushchov dijo: «Basta, por favor... ¿No ves que está muerto?».
  Muchos años después de la caída de la Unión Soviética se han vuelto a estudiar las circunstancias que rodearon la muerte de Stalin. No faltan autores como el historiador ruso Vladímir P. Naúmov o Jonathan Brent (catedrático de Historia en Yale), que afirman que fue envenenado por Beria, quien al poco de su muerte llegó a decir ante el Politburó: «Yo lo maté, lo maté y os salvé a todos», según relata el propio Nikita Jrushchov en sus memorias. Sin embargo, esta tesis nunca ha sido demostrada ni reconocida, como tampoco la del posible enfrentamiento final entre Stalin y el Politburó. De este modo, la causa oficial de su muerte sigue siendo una apoplejía provocada por su hipertensión.
 
    Si tenemos en cuenta que Saturno es el regente de su casa VIII, la casa de la muerte y que está en conjunción con Marte. No es de extrañar que lo asesinaran.  En ese momento sus enemigos declarados tienen mucho poder, pues el Sol se encuentra justo en el Descendente. No obstante, aparte de todo esto, en este tipo de casos de muertes extrañas, homicidios o asesinatos, el Parte del Infortunio está implicado, tal y como he señalado antes, recordemos que en el caso de Stalin: El Ascendente llegando a su lugar, lo que hace que el mismo se escenifique con fuerza en el momento de su muerte, además el Infortunio oponiéndose a los Dominantes de la carta natal, entre ellos la Luna, uno de los hilegs fundamentales o punto significador de la vida según la astrología clásica.

   El otro dictador comunista al que me refería, es Fidel Castro, que de momento ha tenido una vida más larga y mayor suerte. Aunque tiene el Parte del Infortunio nada menos que en conjunción con un Stellim formado por el Sol, la Luna, Mercurio y Neptuno,  tiene nada menos que el Parte de la Fortuna como Dominante en su Ascendente y eso le ofrece un gran colchón que le ayuda y le salva de las desgracias.

Carta Natal de Fidel Castro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡ATENCIÓN LEA ESTO ANTES DE PUBLICAR SU COMENTARIO!
Si quiere puede dejar su opinión o testimonio. No obstante, deseo advertir que no daré opiniones sobre casos particulares, ni atenderé consultas astrológicas. Ya que esto se debe realizar en el ámbito de una consulta profesional.

Segundo Ruiz. Con la tecnología de Blogger.

© El Mundo de Segundo, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena