Astrología

miércoles, 23 de mayo de 2012

Los Celos y la Envidia.

   Los celos implican a tres sujetos: la persona que los sufre, la persona amada y la pesona de quien se tienen. La persona querida mantiene una relación con una tercera persona, y dicha relación resulta insoportable e incomprendida por el celoso, que desea captar la absoluta atención de su ser querido.

   Los celos pueden ser fundados o absurdos. Los celos absurdos son autodestructivos y torturadores. Hay personas tan absorbentes que incluso tienen celos de los suegros, de las cuñadas, de los sobrinos, de las actividades de ocio de la pareja, de los animales domésticos, de la televisión... El individuo celoso reclama a todas horas una atención exclusiva que vuelve imposible la vida del otro.


     El celoso controla condetalle cada movimiento del ser querido, lo acusa de no quererle y de no hacer bastante por la relación. Empieza imaginando deslealtades, primero a modo de provocación, luego termina creyéndoselas has ta que acaba perdiendo lo que más quiere.

      Los celos responden sobre todo a una baja autoestima. Exigen constante demostración, por prte de la persona querida, de quela persona celosa está por encima de todos y todo lo demás de la vida. Al ser amado no se le permite querer a otras personas, ni siquiera prestar demasiada atención a otros quehaceres que no pertenezcan al universo del celoso.

     Los celos constituyen un síntoma de fuerte dependencia emocional: se establece una dedicación y una relación exclusiva con la pareja, olvidando antiguas amistades y otras relaciones personales que enriquecían la autoestima y la existencia.



     La dependencia se centra en un solo ser, se apusta todo, y muy fuerte, a una sola persona. En cambio, si la atención emocional se reparte entre varias personas, se equilibran los valores individuales: la autoestima, la seguridad, la propia imagen...

    En una relación de pareja, los celos pueden llegar a destruir la relación. El celoso empieza desconfiando: espia y hace muchas preguntas. En una etapa posterior estalla la pelea y, más tarde, empieza a agravarse el distanciamiento, hasta que la relación acaba rompiéndose.

     Con respecto a la envidia son sentimientos muy próximos. La envidia es otro sentimiento negativo difícil de canalizar con corrección. El envidioso desea poseer lo que tienen otras personas, pero no sólo en el plano material. Igual que los celos, es producto de una baja autoestima: lo que uno es o tiene no se valora lo suficiente, y la onanza siempre se muestra ajena al envidioso. La envidia solamente es productiva cuando impele a trabajar para los logros personales.

      La envidia empequeñece a quien la sufre porque se magnifica a otras personas. Funciona como un espejo que distorsiona la realidad; a menudo resulta engañosa y se centra en las apariencias, en la superficialidad de los hechos y de las personas.

      En un posterior artículo explicaré como evitar los celos y la envidia.

1 comentario:

  1. yo no se que aser con mis celos aun que no se los demuestro a mi pareja me da miedo que algun dia estalle

    ResponderEliminar

¡ATENCIÓN LEA ESTO ANTES DE PUBLICAR SU COMENTARIO!
Si quiere puede dejar su opinión o testimonio. No obstante, deseo advertir que no daré opiniones sobre casos particulares, ni atenderé consultas astrológicas. Ya que esto se debe realizar en el ámbito de una consulta profesional.

Segundo Ruiz. Con la tecnología de Blogger.

© El Mundo de Segundo, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena