Astrología

sábado, 6 de agosto de 2011

Simbolismo de los Aspectos

   A continuación incluyo un resumen del simbolismo de los aspectos de Robert Hand.

Los Aspectos más utilizados.


La conjunción

La unión de energías planetarias. Los efectos pueden ser evidentes para los demás, pero para el nativo son difíciles de evaluar. Tiene un carácter dinámico y es más bien una pauta de acción (acontecimientos o cambios) que un estado pasivo. Casi sin coloración propia, su significado específico se deriva de las compatibilidades planetarias.

Los aspectos «duros» o fuertes, de la serie del dos

Acontecimientos o cambios en un momento preciso del tiempo, con una crisis claramente definida que exige acción, después de la cual su influencia va disminuyendo. Son pautas inestables de energía, que producen dificultad cuando la persona o el entorno se resiste a los cambios que exigen, pero son los únicos medios reales para un cambio creativo. Se los encuentra de forma destacada en los horóscopos de personas de mucho éxito o mucho talento, o bien muy desafortunadas e improductivas.

La oposición (180°)

Análoga a la séptima casa: polaridad, pugna y conflicto, pero también asociación, cooperación y conciencia. Los conflictos se generan cuando hay proyecciones de partes no reconocidas del yo; la energía y el aumento de conciencia se producen cuando se reconoce e integra las partes proyectadas.

La cuadratura (90°)

Las energías funcionan en desacuerdo, de tal modo que el logro de uno de los objetivos obstaculiza la consecución del otro; una prueba de la validez de estos objetivos. La recíproca resistencia de las dos energías da como resultado una mayor individualidad; la resistencia de la realidad material. Las energías en juego y la relación existente entre ellas suelen ser difíciles de percibir con claridad. La inestabilidad de la cuadratura conduce a un crecimiento continuo hacia niveles nuevos, excepto cuando, debido a la resistencia de la persona, el conflicto se repite continuamente en el mismo nivel.

La semicuadratura (45°) y la sesquicuadratura (135°)

Similares a la cuadratura, pero no tan intensas. Una conexión inestable y dinámica de las energías que da por resultado el cambio. La incongruencia y la recíproca resistencia de dos conjuntos de objetivos ponen a prueba su validez.



Los aspectos «blandos» o suaves, de la serie del tres

Menos dinámicos y generalmente menos difíciles que los aspectos «duros» o fuertes. Pautas de energía estables que se resisten al cambio, pero que no son estáticas: hay una homeostasis («equilibrio dinámico») sin un cambio neto. Son cambios crónicos o acontecimientos que emergen lentamente y persisten durante largos períodos sin producir crisis definidas; estados del ser que persisten.

El trígono (120°)

Tranquilidad en la acción, sin dificultad cuando el nativo opta por actuar dentro de un orden establecido y de acuerdo con las naturalezas respectivas de las energías combinadas. Restablece la homeostasis (equilibrio) después de un estado de desequilibrio. Participación pasiva o receptiva en los acontecimientos, con optimismo y un mínimo esfuerzo, como en las artes marciales (en el mejor de los casos), o bien atascamiento en el sendero trillado (en el peor).

El sextil (60°)

El simbolismo de dos por tres: el sextil es al trígono lo que la oposición es a la conjunción. Con frecuencia su resultado es un incremento de conciencia, y generalmente representa circunstancias que requieren cierto gasto de energía para cosechar beneficios; de aquí viene que signifique «oportunidad». Preserva la homeostasis (equilibrio), pero no en una medida que imponga tanta limitación como el trígono.

El semisextil (30°) y el quincuncio (150°)

El simbolismo de tres por cuatro: la pasividad de la serie del tres se combina con la tensión y la inquietud de la cuadratura. Expresan relaciones entre entes sin conexión lógica entre sí, sin la energía suficiente para cambiar la relación, como, por ejemplo, las casas dos, seis, ocho y doce con respecto a la primera. Representan molestias y tensiones rutinarias en la vida, pero también enfermedades y muerte. Los factores relacionados por estos aspectos funcionan de manera conflictiva, pero cada uno como si el otro ni siquiera existiese.

La serie del cinco: quintil, biquintil, decil

Características similares a las asociadas con Plutón, con algunos rasgos de Venus y Marte: se efectúa algún tipo concreto de creación o destrucción. Las funciones intelectuales (sin excluir la emoción) y todos los asuntos específicamente humanos. El cambio que transforma. La capacidad de expresar una inspiración creadora (debida a otros factores) en creaciones concretas.



La serie del siete: septil, biseptil, triseptil, semiseptil

Un cierto sabor Urano-Neptuno, vínculos entre energías que no son totalmente de este mundo. Inspiración creadora, pero también dificultades mentales y emocionales, y una tenue conexión con el universo físico; religión.

La serie del nueve

El novil o nonil. Conclusiones, finales; lo que produce la vida a la larga; las necesidades y capacidades en las relaciones y en el matrimonio.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡ATENCIÓN LEA ESTO ANTES DE PUBLICAR SU COMENTARIO!
Si quiere puede dejar su opinión o testimonio. No obstante, deseo advertir que no daré opiniones sobre casos particulares, ni atenderé consultas astrológicas. Ya que esto se debe realizar en el ámbito de una consulta profesional.

Segundo Ruiz. Con la tecnología de Blogger.

© El Mundo de Segundo, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena