Astrología

viernes, 8 de abril de 2011

Urano en Capricornio

   Los planetas más lejanos en su tránsito por los signos del Zodíaco; Urano, Neptuno y Plutón. Al ser los más alejados de la Tierra, su movimiento aparente es extremadamente lento, de forma que el más rápido, Urano, tarda unos siete años en transitar solamente por un signo y 84 en dar la vuelta al Zodíaco. Neptuno tarda casi 14 en transitar cada signo y cerca de 166 años en dar la vuelta completa. Finalmente, el alejadísimo Plutón, de órbita irregular, puede llegar a tardar, en algunos casos, hasta casi 30 años en pasar por un solo signo y casi 247 en hacerlo por todo el Zodíaco. Debido a esta gran lentitud, el estudio de estos planetas no se puede abordar del mismo modo que hemos hecho con los anteriores, y que, en este caso, sus efectos se aprecian mucho más en el ámbito histórico o generacional que en el plano individual.

  Para ver mucho más claramente la influencia de estos planetas en el ámbito individual hay que estudiar su posición en las casas más que en los signos zodiacales, aunque al transitar por éstos marcan determinados periodos de la historia que tienen una características comunes.

  Solo en aquellas personas que tengan alguno de estos planetas ascendiendo o culminando, o formando una conjunción o en estrecho aspecto con el Sol, la Luna o el planeta regente de la carta, se podrán manifestar los efectos de estos tránsitos de modo individual y concreto y en algunas ocasiones en muy alto grado.

   Urano estuvo en Capricornio entre 1988 y 1996, precisamente coincidiendo con grandes y radicales cambios en el terreno político: cae el muro de Berlín y se desmembra la Unión Soviética, es el fin del mundo comunista y de la guerra fría; pero también en este período tiene lugar la guerra del Golfo contra Saddam Hussein. La generación nacida bajo este tránsito se siente llamada a impulsar o realizar grandes cambios en el terreno político o legislativo, animada por una nueva visión de las cosas y unos ideales tan altruistas como radicales, con los que desea construir un mundo nuevo, mucho mejor o más justo. Estas personas trabajan para dar solidez y estructura material a sus nuevas ideas, y al mismo tiempo para socavar o destruir los caducos y viejos cimientos del pasado. Esta posición da una gran ambición de poder político y lo mismo podemos encontrar aquí a revolucionarios radicales que a reaccionarios y tradicionalistas; se busca el deseo de construir un  mundo nuevo, siempre distinto o contrario al que existe en ese momento. Tienden a cuestionar tanto la autoridad como las tradiciones, y defienden ideas progresistas que se imponen y consolidan, dando forma a nuevas estructuras. Asimismo, estos nativos pueden lograr ascender o alcanzar fama realizando algún trabajo vanguardista, original o poco común, especialmente en profesiones relacionados con el ámbito científico.


2 comentarios:

  1. Esta es La Generación noventera que con su lucha incansable derrocará el régimen castro-chavista-comunista en Venezuela..

    el revolucionario Uranus tambien se hizo notar anteriormente en un signo de tierra, la generación de Uranus en Tauro de los años 30-40s unos 20 años después impulsó al derrocamiento de la dictadura del 58 de Marcos Pérez Jimenez.

    Uranus siempre removiendo la Tierra desde el origen de los tiempos!

    ResponderEliminar

¡ATENCIÓN LEA ESTO ANTES DE PUBLICAR SU COMENTARIO!
Si quiere puede dejar su opinión o testimonio. No obstante, deseo advertir que no daré opiniones sobre casos particulares, ni atenderé consultas astrológicas. Ya que esto se debe realizar en el ámbito de una consulta profesional.

Segundo Ruiz. Con la tecnología de Blogger.

© El Mundo de Segundo, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena