Astrología

jueves, 24 de marzo de 2011

Urano en Libra

  Los planetas más lejanos en su tránsito por los signos del Zodíaco; Urano, Neptuno y Plutón. Al ser los más alejados de la Tierra, su movimiento aparente es extremadamente lento, de forma que el más rápido, Urano, tarda unos siete años en transitar solamente por un signo y 84 en dar la vuelta al Zodíaco. Neptuno tarda casi 14 en transitar cada signo y cerca de 166 años en dar la vuelta completa. Finalmente, el alejadísimo Plutón, de órbita irregular, puede llegar a tardar, en algunos casos, hasta casi 30 años en pasar por un solo signo y casi 247 en hacerlo por todo el Zodíaco. Debido a esta gran lentitud, el estudio de estos planetas no se puede abordar del mismo modo que hemos hecho con los anteriores, y que, en este caso, sus efectos se aprecian mucho más en el ámbito histórico o generacional que en el plano individual.

  Para ver mucho más claramente la influencia de estos planetas en el ámbito individual hay que estudiar su posición en las casas más que en los signos zodiacales, aunque al transitar por éstos marcan determinados periodos de la historia que tienen una características comunes.

  Solo en aquellas personas que tengan alguno de estos planetas ascendiendo o culminando, o formando una conjunción o en estrecho aspecto con el Sol, la Luna o el planeta regente de la carta, se podrán manifestar los efectos de estos tránsitos de modo individual y concreto y en algunas ocasiones en muy alto grado.

   Urano transitó por Libra anteriormente entre 1968 y 1975.  Quizá lo más destacado de este período fue la emancipación definitiva de la mujer, que incluso ha llegtado a vestir igual que el hombre, y también las grandes transformaciones que sufrieron las relaciones sentimentales y el matrimonio, como fue el amor libre, las parejas de hecho, las uniones homosexuales y, por encima de todo, el gran aumento y generalización de los divorcios. Urano es un planeta muy independiente e individualista y en el signo de las uniones predispone a un alto grado a las separaciones y rupturas, por eso es una mala posición para esta clase de asuntos, porque favorece las crisis, rupturas y divorcios, que sin duda se han disparado en la generación que ha nacido con esta posición. A estas personas les cuesta mucho cooperar con los demás y adaptarse a ellos. Tienden a vivir el amor y las uniones sentimentales de un modo no convencional y vanguardista, en ellos el matrimonio pierde sus características tradicionales para abrirse a nuevas formas en las que priman más los sentimientos auténticos y menos los convencionalismos. La posición favorece también las asociaciones de carácter científico, filantrópico, espiritual. Potencia la independencia emocional al tiempo que busca una unión de almas basada en la amistad y en la más alta infinidad espiritual, mucho más que en los instintos. Pero también aumenta la posibilidad de unirse a personas excéntricas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡ATENCIÓN LEA ESTO ANTES DE PUBLICAR SU COMENTARIO!
Si quiere puede dejar su opinión o testimonio. No obstante, deseo advertir que no daré opiniones sobre casos particulares, ni atenderé consultas astrológicas. Ya que esto se debe realizar en el ámbito de una consulta profesional.

Segundo Ruiz. Con la tecnología de Blogger.

© El Mundo de Segundo, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena