Astrología

jueves, 31 de marzo de 2011

El Armónico 11. Por Tito Maciá y Miguel García Ferrández.

   El once es un número que sobrepasa al diez, que va más allá del los preceptos reglamentados. Este número quebranta y transgrede los mandatos, por ello simboliza la transgresión de las leyes y de los preceptos artificiales, los excesos que tienen su origen en los estados pletóricos del ser humano. En la tradición hebraica se lo denomina el número de los pecados y de los penitentes; por ello se ordenaba confeccionar once sacos de silicio en el tabernáculo. Este número no tiene comunicación alguna con las cosas espirituales, ni con la celestes, ni atracción ni progresión alguna que conduzca a cuestiones superiores, es el número de la generosidad consigo mismo.


  El armónico 11 es la gota que colma el vaso y rompe las ataduras a leyes, normas, preceptos o mandatos artificiales o articulados por las normativas sociales, culturales o religiosas, significa pecado, transgredir o infligir la leyes establecidas, dejarse ir más allá de lo moralmente aceptado. Es la fuerza que induce al especulador a procurarse el máximo provecho u obtener mayores ganancias utilizando ardides que lo llevan al límite de lo legal. Son las tendencias monopolizadoras que llevan a usurpar o atribuirse el exclusivo aprovechamiento de algo.

  El armónico 11 genera la propensión a retener para sí de manera excesiva, es la inclinación a acumular en abundancia, de manera exagerada, por ello representa la plétora, la exageración y el colmo.

   Este armónico rompe con el orden anterior, no tiene divisor ni submultiplo, está por encima del orden establecido y no se relaciona de manera regular con los demás armónicos.

   El armónico once sigue la secuencia del oncil, se inicia como todos en la conjunción, pasa por el oncil (aprox 34º), sigue por el bioncil (66º), el trioncil (98º), el cuatrioncil (131º) hasta el quintioncil ( 164º), para regresar, repitiendo de nuevo el ritmo, hasta la conjunción, formando a su paso por los ángulos, una estrella de once puntas.

  Este armónico esta sujeto a un aspecto poco conocido como es el oncil que divide la circunferencia en once partes iguales. Su significado está asociado a los estados de plétora provocados por el exceso de sangre o los estados de abundancia excesiva de alguna cosa.

   El armónico once su puede asociar a los significados de la Casa XI, del planeta Urano y de la manifestación de Acuario.. Este tipo de vibración induce a la consecución de las aspiraciones. La intensidad de este armónico nos desvela las influencias del individuo respecto a los demás, y también las influencias de los demás, es decir, la interrelación con un núcleo de personas elegidas voluntariamente, así como la actitud del sujeto hacia esas personas, esto es, como vive la amistad y como ayuda o es ayudado por los demás. Indica también la importancia, sobre la vida del individuo, de los protectores y mecenas, de aquellas personas que por rango social o económico ejercen una acción benefactora y positiva sobre el sujeto. Al igual que la Casa XI, este armónico inicde con la tendencia a buscar amistades.

  Por su semejanza con Urano se asocia con, todas las transformaciones súbitas y las evoluciones de todo tipo, con los cambios imprevistos, las situaciones de mutación, la inversión, la crísis, la novedad, las alteraciones y las innovaciones.

  En la vida normal, la acción de este armónico puede percibirse, al igual que Urano, en los actos de pasar de un extremo aotro, tomar otro giro, ser otra persona o mudar el hito. Sus sincronicidades suelen relacionarse con el desorden, las anomalías, las irregularidades y las desconformidades que conducen generalmente a la escisión, la desunión, la desvinculación, la separación o la independencia.

  El armónico 11, como Urano, se relaciona con la primera conciencia de lo colectivo y la necesidad de liberarse de leyes y normas grupales y buscar la propia individualidad.


Ejemplos prácticos

   Elvis Presley rompió las ataduras a leyes y normas musicales y escénicas de su tiempo. Representó al transgresor que va más allá de lo moralmente aceptado, se puede decir que fue el "colmo".

   Pero en este personaje también se aprecia la fuerza inductora del armónico 11 que lleva a procurarse el máximo provecho y obtener las mayores ganancias . Igualmente se nota en Elvis la propensión a acumular o retener para sí de manera excesiva. baste recordar que engordó hasta pesar más de 120 kilos antes de fallecer.


Gurdjieff es un personaje representativo del armónico 11. Este sorprendente pensador va mas allá de las normas y las leyes establecidas, fue un transgresor de las normas sociales y morales de su tiempo.

En los periodos de desenfreno sexual, que eran muy frecuentes, tenía relaciones sexuales no sólo con cualquier mujer sino con sus propias alumnas. Tuvo hijos con bastante de ellas.

Gurdjieff era un hombre pletórico, exagerado que llegó se el "colmo" para sus coetáneos.


 
 
Timoty Leary es otro personaje de quién se puede decir que era el "colmo".


  Este psicoinvestigador norteamericano, fue más allá de los socialmente establecido en su tiempo, especialmente en lo referido a la búsqueda de los estados de conciencia, usó de manera exagerada substancias psicoactivas como el LSD y desde luego se "pasó", llegó a la exageración y actuó por encima del orden establecido, transgredió las leyes establecidas y fue más allá de lo moralmente permitido.





© Tito Maciá y Miguel García Ferrández.

3 comentarios:

  1. Excelente el análisis del armónico 11. Yo que también lo tengo muy alto lo entiendo perfectamente.

    ResponderEliminar
  2. interesante, yo soy del 11-03-86 todavia no se he exagerado jajaja

    ResponderEliminar
  3. Es el armónico de mi planeta dominante, no el armónico dominante de mi tema natal.

    ResponderEliminar

¡ATENCIÓN LEA ESTO ANTES DE PUBLICAR SU COMENTARIO!
Si quiere puede dejar su opinión o testimonio. No obstante, deseo advertir que no daré opiniones sobre casos particulares, ni atenderé consultas astrológicas. Ya que esto se debe realizar en el ámbito de una consulta profesional.

Segundo Ruiz. Con la tecnología de Blogger.

© El Mundo de Segundo, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena