Blog de Astrología, Numerología y Tarot

sábado, 7 de mayo de 2011

Neptuno en Escorpio

  Los planetas más lejanos en su tránsito por los signos del Zodíaco; Urano, Neptuno y Plutón. Al ser los más alejados de la Tierra, su movimiento aparente es extremadamente lento, de forma que el más rápido, Urano, tarda unos siete años en transitar solamente por un signo y 84 en dar la vuelta al Zodíaco. Neptuno tarda casi 14 en transitar cada signo y cerca de 166 años en dar la vuelta completa. Finalmente, el alejadísimo Plutón, de órbita irregular, puede llegar a tardar, en algunos casos, hasta casi 30 años en pasar por un solo signo y casi 247 en hacerlo por todo el Zodíaco. Debido a esta gran lentitud, el estudio de estos planetas no se puede abordar del mismo modo que hemos hecho con los anteriores, y que, en este caso, sus efectos se aprecian mucho más en el ámbito histórico o generacional que en el plano individual.

   Para ver mucho más claramente la influencia de estos planetas en el ámbito individual hay que estudiar su posición en las casas más que en los signos zodiacales, aunque al transitar por éstos marcan determinados periodos de la historia que tienen una características comunes.

  Solo en aquellas personas que tengan alguno de estos planetas ascendiendo o culminando, o formando una conjunción o en estrecho aspecto con el Sol, la Luna o el planeta regente de la carta, se podrán manifestar los efectos de estos tránsitos de modo individual y concreto y en algunas ocasiones en muy alto grado.

    Neptuno estuvo en Escorpio entre 1957 y 1971, un período de transformaciones profundas y radicales el ámbito espiritual o religioso. En esos años, tuvo lugar el pontificado de Juan XXIII y el Concilio Vaticano II, que reformó profundamente el mundo católico. En oriente, el Dalai Lama tuvo que huir del Tibet y exiliarse, a causa de la ocupación del mismo por los comunistas chinos. Aparte de eso, se generaliza y populariza enormemente el interés por el ocultismo, la astrología, los ovnis, la magia y la investigación de los grandes misterios. La parapsicología experimenta un gran desarrollo, igual que la psicología, y en estos años aparecen multitud de libros y revistas que tratan de todos estos temas mencionados.



    También en esta época se produce una gran liberación sexual, que incluye toda clase de perversiones y refinamientos. Se vivió además una verdadera revolución en el arte, y especialmente en la música, con la aparición del rock.  Esta posición da una generación muy emocional y dotada de una gran fuerza psíquica, aunque con cierta tendencia al confusionismo. Personas predispuestas tanto a las pasiones como a las obsesiones, a menudo con una mentalidad mágica. En algunos casos, tras una imagen serena o correcta pueden esconder una naturaleza amoral o depravada. Es una posición que favorece los estados alterados de conciencia y las experiencias psíquicas, los sueños premonitorios o la capacidad de actuar como médium. Puede propiciar, por otra parte, enfermedades de transmisión sexual.


El Rock revoluciona la música, en la imagen Elvis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quiere puede dejar su opinión o testimonio. No obstante, deseo advertir que no daré opiniones sobre casos particulares, ni atenderé consultas astrológicas. Ya que esto se debe realizar en el ámbito de una consulta profesional.

Segundo Ruiz. Con la tecnología de Blogger.

© El Mundo de Segundo, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena